•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La entrega a Guatemala por parte de Colombia del costarricense Alejandro Jiménez, alias "El Palidejo", supuesto autor intelectual de la muerte del cantautor argentino Facundo Cabral, fue suspendida hoy por "unas horas" a petición de Costa Rica.

El avión de las fuerzas de seguridad colombianas en el que el "El Palidejo" era trasladado fue regresado a Bogotá media hora después de haber partido hacia Guatemala, de acuerdo con el ministro guatemalteco del interior, Mauricio López.

Por su parte, el fiscal general costarricense, Jorge Chavarría, confirmó a medios locales de ese país que a través de su Cancillería se envió una nota diplomática a Colombia en la que se solicitaron garantías de que Jiménez no será condenado a muerte en Guatemala en caso de ser encontrado culpable por la muerte de Cabral.

Según Chavarría, este es un procedimiento normal en estos casos, dado que Costa Rica no tiene la pena de muerte en su legislación, no obstante aclaró que "esto no es más que un breve trámite" pues desde hace años Guatemala no aplica esta condena por ser signatario del Sistema Interamericano de Derechos Humanos.

Agregó que "de momento" se desconoce cuándo será entregado "El Palidejo" a Guatemala para que sea procesado por el asesinato de Cabral, perpetrado el pasado 9 de julio por un grupo de sicarios en un transitado bulevar de la capital guatemalteca.

Jiménez, quien fue detenido el pasado domingo en Bahía Solano, población colombiana ribereña del Pacífico y cercana a la frontera con Panamá, cuando intentaba entrar con un pasaporte falso en una lancha procedente del vecino país, al parecer con el apoyo de narcotraficantes colombianos, fue expulsado hoy de Colombia.

Fiscalía proveyó de información vital

En Managua, las autoridades del Ministerio Público, MP, afirmaron que la información que facilitaron a sus homólogos de Guatemala y Costa Rica propició conocer el historial delictivo de “El Palidejo” y facilitar su posterior captura. Mientras en la capital costarricense, su abogado defensor, Francisco Campos, lamentó que su cliente no hizo caso a las recomendaciones de presentarse ante las autoridades costarricenses.

El fiscal Javier Morazán, jefe de la Unidad Anticorrupción y Crimen Organizado de la Fiscalía, afirmó que “hubo intercambio de información de inteligencia de parte de la Policía nicaragüense con los fiscales de Guatemala y Costa Rica, en ese sentido ellos se expresaron de una manera muy positiva en relación a la gran utilidad que fue para ellos la información provista por parte de las autoridades nicaragüenses”.

Como parte de esa colaboración, Morazán dijo que brindaron información detallada sobre el caso procesado en mayo del año pasado, contra 16 personas integrantes de la banda “Los Charros”, quienes ejecutaban sus operaciones en México, Guatemala y Nicaragua, relacionadas con el narcotráfico y con la compra ilegal de vehículos. En este caso, fue detenido el exmiembro de la Policía Federal de

México, Gabriel Maldonado Soler, quien dirigía las acciones en Nicaragua.
“Los fiscales de Guatemala y de Costa Rica consideran que fueron de mucha utilidad todos los elementos de convicción que hemos ocupado bajo este caso conocido como Los Charros”, aseveró Morazán.

Abogado defensor: él prefirió fugarse
El abogado de “El Palidejo” asegura que desconocía sobre el paradero de su cliente, porque fue el propio sospechoso quien decidió no entregarse a las autoridades costarricenses donde se le investiga por lavado de dinero.

”A nosotros nos sorprende, básicamente, porque nosotros dentro de la defensa que teníamos, el convenio fue ignorar donde él se encontraba. Él fue el que decidió andar en fuga, él fue el que decidió bajo su propio criterio no presentarse a las autoridades, contrario a nuestra recomendación”, dijo a la televisión costarricense Francisco Campos, abogado en Costa Rica de “El Palidejo”.

Campos señaló que ante las circunstancias están improvisando una defensa a su favor.

Antecedentes del hecho

En julio del año pasado, tras brindar dos presentaciones artísticas en Ciudad de Guatemala, Cabral se disponía a abandonar el país, cuando el vehículo en que viajaba sufrió una emboscada criminal, y el cantautor argentino murió en la refriega. Sin embargo, según las indagaciones de la Policía guatemalteca, el objetivo real del atentado era el empresario nicaragüense Henry Fariñas, quien lo había contratado para brindar conciertos en Guatemala y Nicaragua.

Fariñas resultó herido, pero sobrevivió a la emboscada y se ha convertido en uno de los principales testigos en la investigación del crimen, en la que acusó ante la justicia guatemalteca a Jiménez de ser el autor intelectual del ataque.

El nicaragüense atribuyó el atentado a su negativa a vender a Jiménez los centros nocturnos "Elite", en Costa Rica y Nicaragua, y dijo que había recibido amenazas de muerte del costarricense.