•   Masaya, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los habitantes de la “Ciudad de las flores” se disponen a conmemorar este viernes el 240 aniversario de la erupción del volcán Masaya que hasta hoy deja evidencias en Piedra Quemada. “Aunque la lava devastó chozas, cultivos y animales; milagrosamente fue desviada hacia Managua”, rememoró el presidente de la Congregación Mariana de Monimbó, Luis Useda Mena.

“La evidencia de este acontecimiento ocurrido el 16 de marzo de 1772, todavía está a la vista de los que circulan o habitan en Piedra Quemada”, dijo Useda, quien, citando datos históricos, mencionó que los principales pueblos indígenas afectados fueron: Monimbó, Diriega y Nindirí.

Useda Mena informó a EL NUEVO DIARIO que las celebraciones del 240 aniversario del milagro del volcán se realizarán con mucha solemnidad el próximo viernes 16 de marzo, a las doce del mediodía en la parroquia Santa María Magdalena, “templo donde está la Patrona Titular de Masaya”.

Actividades de conmemoración
Monseñor Rodrigo Urbina Vivas, párroco de la Basílica Menor y Santuario Nacional Mariano, de Nuestra Señora de la Concepción del Viejo, “celebrará la misa solemne y cantará la Salve Regina de acción de gracias”, agregó.

En horas de la tarde, el pueblo enflorará la venerada imagen y a las siete de la noche el reverendo padre Bismarck Conde, Vicario Foráneo de Masaya y párroco de la iglesia de la Asunción, rezará con los fieles el Santo Rosario.

El día sábado 17 de marzo, el párroco de la iglesia Santa María Magdalena, reverendo padre Jesús Tenorio, celebrará a las 7:00 de la mañana la santa misa y a las cuatro de la tarde será la triunfal procesión conmemorativa del milagro del volcán hacia el bajadero de la Laguna de Masaya, sector del Malecón, afirmó Useda.

Con esta celebración Masaya hace una excepción en el tiempo de cuaresma, en las actividades se comparte comidas típicas, detonan abundantes cohetes y morteros, se realizan enfloradas, los católicos peregrinan con la bella y milagrosa imagen de la Virgen de la Asunción.

Histórica erupción
El escritor Edgar Zúñiga narra el acontecimiento histórico del milagro del volcán, cuando un sacerdote de apellido “Castrillo sacó la imagen de Nuestra Señora de la Asunción (de Monimbó) en procesión por las calles de San Juan hasta el borde de la laguna, luego se dirigió hacia la bajada de Nindirí y por la calle de San Jerónimo. La corriente de lava que venía por el bajadero de Nindirí se detuvo y se dirigió hacia Managua. El padre Salvador Avilez organizó procesiones de penitencias por toda la ciudad y el Padre Pedro Manuel Marenco predicaba en la Iglesia del Calvario cuando vino un fuerte sismo que botó el púlpito por tierra.”

La tradición oral hecha canto afirma que “se vio una nube de lava ardiente, volcán rugiente nos arrogó, más tunos salvas con tu presencia, ¡cuánta clemencia, cuanto favor!, de los masayas sois protectora Virgen te adora el corazón…”.

El fenómeno natural cesó cuando la imagen venerada fue expuesta ante el enfurecido coloso, los monimboseños desesperados rezaban rosarios y letanías, la Madre del cielo  escuchó  las plegarias y detuvo la furia del Santiago, en el milagro la sagrada imagen resultó con quemaduras en la mano y el pies derecho, al enterarse los fieles,  envolvieron con un manto a la milagrosa imagen de María y se la llevaron al templo diciendo que la “Virgen se quemó por su pueblo”.

Virgen del dedito quemado
En la actualidad, la imagen es conocida como la Virgen del “dedito” quemado, de forma respetuosa y cariñosa la llaman `Nuestra Madre´ o `Chonita´, desde tiempos coloniales, aun no precisados, la Virgen de la Asunción de Monimbó es la Patrona Titular de Masaya (San Jerónimo es Patrono Popular).

Desde que Masaya fue decretada “Villa Real de San Fernando”, esta tierra se encuentra bajo la protección de la Santísima Virgen. En la parte inferior del escudo de armas de la ciudad, esta impresa la exclamación: “Viva el corazón de María”.

Cabe aclarar que la Virgen de Monimbó era venerada bajo la advocación de Nuestra Señora de la Dormición, después de la proclamación del dogma de la Asunción de María en cuerpo y alma al cielo, por el  Papa Pio XII, el primero de noviembre de1950, la sagrada imagen es venerada con el título de Nuestra Señora de la Asunción.