•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

“Somos excluidas y utilizadas, ya que en Nicaragua hay varios grupos de diversidad sexual y muchos movimientos de transgeneridad, pero no nos incluyen en la toma de decisiones”, dijo Paoly Alvarado, de la comunidad Lésbico-Gay-Trans, Camenas Trans, del Centro de Mujeres Acahual, quien se opone a la decisión que el Fondo Mundial tomó de retirar la cooperación a diez organismos que laboran en el tema de VIH-Sida.

En conferencia de prensa, los representantes de las organizaciones afectadas emitieron un pronunciamiento señalando lo que consideraron “falta de respeto”, y que no recibieron respuesta a la petición de diálogo con los involucrados.

Expresaron su preocupación por las consecuencias que esta decisión acarreará a las mujeres, niños y jóvenes a quienes dejaron fuera de cobertura para únicamente darle apoyo a ‘poblaciones claves’, como hombres que tienen sexo con hombres, transgéneros, trabajadoras sexuales y de comportamientos de riesgo, que faciliten una mayor exposición al riego de infección por VIH.

Ana María Pizarro, Directora de SI Mujer, dijo que la inconformidad no es por un asunto financiero, ni por recorte de dinero, “sino porque afecta a toda una estrategia nacional que el país decidió cambiar de la noche a la mañana, por una recomendación externa del Fondo Mundial”.

Respaldando esta ponencia, Paoly Alvarado expresó que, en efecto, “somos nosotros quienes viven la pandemia del VIH-Sida, el abuso contra las trabajadoras sexuales y sociales, pero ellos --la Junta Directiva del Mecanismo de Coordinación de País, MCP-- no están peleando el derecho que tenemos a un trabajo digno, a la salud con calidad y sobre todo a nuestra medicación”.

Y aunque el Fondo Mundial indica en sus requerimientos que se le dará cobertura a la comunidad transgénero con su cooperación, Paoly dijo que no se sienten apoyadas.

No obstante, el pronunciamiento subraya que las recomendaciones del Fondo Mundial no son imposiciones, “pues Nicaragua tiene derecho a analizarlas y brindar su posición consensuada con quienes estamos brindando la respuesta nacional ante el VIH-Sida”.

Las representantes de las ONG también lamentan que la Junta Directiva del MCP no les haya convocado para plantearles la situación.

Violencia sexual, también excluida
María Consuelo Sánchez, Directora de la Asociación Quincho Barrilete, una de las ONG que trabaja el tema de la violencia sexual con niños y adolescentes, y que fue excluida de la cooperación, afirmó que es preocupante que este grupo haya quedado sin apoyo.

Explicó que esta organización trabaja con énfasis en la explotación sexual comercial en niños y adolescentes, y que el apoyo del Fondo Mundial les ha permitido impulsar la prevención de las infecciones de transmisión sexual.