•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El costarricense Alejandro Jiménez, alias “El Palidejo”, acusado de ordenar el ataque en el que murió el trovador argentino Facundo Cabral en julio de 2011, fue recluido la madrugada de ayer en una cárcel de máxima seguridad en Guatemala, mientras en Nicaragua las autoridades encargadas no explicaron por qué este presunto narcotraficante porta documentos de identidad nicaragüense.

Con las manos esposadas y fuertemente custodiado, Jiménez, alias “El Palidejo”, llegó a la base de la Fuerza Aérea Guatemalteca en un avión de la Policía de Colombia, donde fue capturado. Se conoció que hoy deberá rendir declaración en un juzgado guatemalteco.

El costarricense, de 38 años, fue recibido en la pista aérea por el ministro del Interior, Mauricio López, y tras ser informado de los cargos que se le imputan --homicidio e intento de asesinato-- fue llevado a la prisión Fraijanes I, 20 kilómetros al este de la capital, con seguridad redoblada de policías y de militares.

"El área donde fue asignado permite una reclusión unipersonal, con un custodio y un monitoreo de 24 horas", dijo el vocero del sistema penitenciario de Guatemala, Rudy Esquivel.

No hay reacción oficial sobre documentación en su poder
El fiscal Javier Morazán, Director de la Unidad Anticorrupción y contra el Crimen Organizado del Ministerio Público de Nicaragua, aseguró que orientaron a la Policía Nacional investigar si “El Palidejo” lavó dinero del crimen organizado en Nicaragua, pero indicó que los resultados están en poder de las autoridades policiales.

Morazán tampoco pudo explicar cómo fue que “El Palidejo” logró obtener una cédula de identidad y un pasaporte que lo acreditan como ciudadano nicaragüense. Tampoco la Policía respondió a este punto. “En este momento no tengo información reciente del caso, y las autoridades de Guatemala se mostraron satisfechas con la información que les hemos brindado, pero no puedo detallar”, dijo el comisionado mayor Fernando Borge, jefe de Relaciones Públicas de la Policía.

El redactor de EL NUEVO DIARIO llamó al teléfono celular de la comandante de regimiento María Antonieta Novoa, Director General de la Dirección de Migración y Extranjería, para conocer sobre las investigaciones que habrían realizado a lo interno, pero no obtuvimos respuesta.

Tampoco respondió a nuestras llamadas Félix Navarrete, vocero del Consejo Supremo Electoral, para explicar la emisión de la cédula nicaragüense a “El Palidejo”.

“El Palidejo” se declara inocente
En la capital guatemalteca, la jueza Carolina González determinó que Jiménez rinda su primera declaración en una audiencia prevista a las 08H30 locales del jueves (14H30 GMT) ante el juzgado Quinto Penal.

"Soy inocente, hay mucha inocencia, mucha rabia, y no sé de qué se me acusa", dijo Jiménez brevemente a la prensa en la madrugada, cuando era llevado al penal.

El vuelo que conducía desde Bogotá a Jiménez, expulsado por Colombia, salió una primera vez la tarde del martes, pero regresó debido a que Costa Rica reclamó a Guatemala garantías de que no sería sentenciado a muerte.

"Se acordó que él podía venir para acá con todas las garantías. En Guatemala hace muchos años estamos con una moratoria por la pena de muerte (...) hace por lo menos una década no se aplica la pena letal", explicó López.

Defensa “tica” cree que lo capturaron por un soplón
La defensa de “El Palidejo” será dirigida por su abogado en Costa Rica, Francisco Campos, quien viajará pronto a Guatemala a organizar todo lo relacionado con el proceso.

Campos dijo que fue el propio Alejandro Jiménez quien le pidió viajar a Guatemala, “para efectos de organizar toda la defensa que se va hacer allá”, aunque afirmó que “la base central va estar en Costa Rica”.

Su abogado defensor se mostró confiado sobre la defensa de su cliente, porque “los puntos que da Guatemala para esta representación son débiles y bastante rebatibles”, indicó.

US$ 100,000 de recompensa
Campos confirmó el rumor de que su cliente fue “cantado” por sicarios, que se habrían ganado US$100,000, cifra que las autoridades ofrecían como recompensa a quien brindara información sobre su paradero.

”Lo que pasa fue que en este ambiente, conforme se hizo la defensa inicial, él temía por su vida, entonces porque había grupos de sicarios y circunstancias que en Costa Rica no se habían hecho a la luz pública. Estaban ofreciendo hasta US$100,000 por su cabeza, sí sospechamos que hubo un encontronazo, y quien sabe quién se ganaría esos US$100,000 que estaban ofreciendo de recompensa, por ahí si está obviamente verificado que fue alguien quien cantó”, dijo.

Campos dijo a la prensa local que “hay intereses políticos y delincuenciales. Para unos es un negocio que se muera para que el crimen de Facundo Cabral quede resuelto en esas circunstancias. Esa situación ha hecho que el caso sea excepcional, la dimensión del homicidio se vuelve de peso, lo que puede repercutir en la vida de él (Jiménez)”.

En Costa Rica se rumoró que fueron cuatro guardaespaldas los que habrían “cantado”, porque “El Palidejo” les debía dos meses de salario, y para su huida a Colombia y posteriormente a Argentina, donde pretendía llegar, solo portaba 50 mil dólares.