•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El bloqueo que mantienen los exmilitares en varios departamentos, ya refleja efectos negativos en la actividad comercial, a tal punto que la Cámara de Comercio de Nicaragua reportó ayer escasez de combustible en algunas gasolineras de Matagalpa. Ante esto, el presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, José Adán Aguerri, instó al Gobierno a resolver esta crisis que afecta el desarrollo socioeconómico del país.

Por su parte, los transportistas de carga señalan que la situación se torna “caótica” con el paso de los días, generando daños económicos incalculables, pues algunas empresas no están cumpliendo con los contratos de entrega de productos, señaló Roberto Jarquín, Gerente General de la compañía de carga Transporte Veloz.

“Los furgones con productos refrigerados necesitan mayor cantidad de combustible por el tiempo que tienen que permanecer en los tranques y todo eso es pérdida para la empresa de transporte”, señaló Jarquín, quien se unió a la voz del Cosep exigiendo una solución rápida al conflicto.

“Estamos siendo afectados en el transporte de personas, afectados en el transporte de mercadería. Queremos una gestión gubernamental que de manera rápida busque cómo desactivar estos bloqueos en las carreteras del país, y necesitamos respuestas para que la mercadería vuelva a circular de manera oportuna”, señaló Aguerri, quien aseguró que desde el Cosep están haciendo gestiones para buscar otras rutas.

El director ejecutivo de la Cámara de Comercio de Nicaragua, Eduardo Fonseca, señaló que esta situación también afecta la libre circulación del transporte regional que pasa por Nicaragua hacia otros puntos del istmo.

Las alternativas que ofrece la Policía --señaló Fonseca-- no convienen a los transportistas que deben seguir una ruta fiscal establecida por la Dirección General de Aduanas, cuyo objetivo es permitir una mayor fluidez al transporte de mercancía en Centroamérica, pues de no atenderla podrían ser objeto de multas.

“Hay vehículos de transporte en tránsito que solo pasan por Nicaragua, entonces estas personas están con miedo, y al final perjudicamos a Costa Rica, a Panamá, a El Salvador, a Honduras y a Guatemala. El gobierno debe restablecer el orden”, instó Fonseca.

En ese sentido, el Cosep realizará gestiones para que las autoridades aduaneras sean “más flexibles” para buscar rutas alternas, enfatizó Aguerri.

Sector empresarial con temor

El sector empresarial del país considera que los exmilitares no deben vulnerar el derecho que tienen las personas de circular libremente por el país.

“Prácticamente el país esta semiparalizado, y este problema esta afectando drásticamente el comercio y a los transportistas de carga que a diario tenemos que llevar los productos de exportación e importación al puerto de Corinto y a los demás países de Centroamérica”, puntualizó el empresario de Transportes Veloz.

Aunque la gerente general de la Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua, APEN, Azucena Castillo, asegura que los socios aún no reportan pérdidas económicas a raíz de este conflicto, que mantiene cerrados algunos tramos de carreteras en el país, reconoce que las consecuencias pueden ser peores.

“Es importante ver cómo se resuelve (el conflicto), ningún tranque es bueno para la economía, ni abona a la estabilidad socioeconómica de este país, porque además, si se interrumpe el tráfico, la mercadería no llega a su término”, señaló Castillo.

Aguerri expresó que el martes varios furgones estaban estacionados, como consecuencia del tranque de Sébaco, a lo largo de cinco kilómetros.

Usualmente, la carga que trasladan los transportistas y que puede estar detenida, según el director ejecutivo de la Cámara de Comercio, va desde productos perecederos hasta mercadería para la temporada de verano, que ya debería estar en los negocios.