Lizbeth García
  •  |
  •  |
  • END

“El Poder Judicial está cambiando su posición y podemos los nicaragüenses empezar a confiar en que hay jueces que sí se apegan a derecho”, expresó emocionado el presidente de la Comisión Permanente de Derechos Humanos, Marcos Carmona Rivera, quien ayer fue declarado no culpable del delito que le achacaban.

La juez Julia Mayorga declaró no culpable a Carmona y le levantó todas las medidas precautelares que le había dictado, porque los testigos de cargo de cargo que presentó la Fiscalía (tres de seis inicialmente propuestos) se contradijeron, pero será hasta dentro de tres días que la judicial explicará ampliamente en su sentencia absolutoria el porqué del fallo.

La Fiscalía le achacó a Carmona el delito de atentar contra la autoridad y sus agentes en perjuicio de Luis Fernando Aguilar y Pedro Luis Andrade, pero sólo este último se presentó a declarar en el juicio ayer, para confirmar lo que el activista de derechos humanos siempre dijo: que él no había agredido a nadie.

El otro policía, a quien según la acusación Carmona le había echado la camioneta encima lesionándole el estómago, el nueve de febrero del 2007, no compareció a declarar ante la Juez Primero Local Penal de Managua, doctora Julia Mayorga, porque ya no es parte de la institución policial, y, al parecer, el juicio ya no le interesaba.


Denunciarán a testigo mentiroso
Carmona dijo que ahora que fue declarado no culpable, desistirá de la queja que interpuso en Asuntos Internos contra los dos policías que lo acusaron “para no seguir en este juego, porque creo que la última palabra la tuvo la juez”.

No obstante, el abogado de Carmona, Álvaro Chica Larios, no descartó la posibilidad de denunciar por falso testimonio a uno de los testigos en el juicio, Eduardo Gadea Castro, quien declaró bajo juramento que el día en que la Policía llegó a capturar al hermano de Carmona en Lomas de Guadalupe, los policías andaban en su propio vehículo.

El policía Pedro Luis Andrade reveló que el día en que llegaron a hacer efectiva la supuesta orden de apremio corporal que había contra Carlos Carmona, por una deuda con ProCredit, llegaron en el vehículo del abogado del banco.

“Parte de la justicia es educarnos y conocer que los testigos, vengan de donde vengan, tienen que decir la verdad. Creo que es una necesidad no para el caso en concreto, sino para todo el sistema judicial”, apuntó Chica Larios.

Finalmente, el director jurídico del Centro de Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, Bayardo Izabá, quien estuvo en el juicio para solidarizarse con Carmona y darle acompañamiento, se declaró satisfecho por el fallo de la juez Mayorga, y señaló que el proceso puso de relieve algo recurrente: que los agentes policiales acompañan a los funcionarios de los bancos en los vehículos de estos para hacer apremios corporales en horas no adecuadas, lo que deja entrever que hay parcialidad.