•  |
  •  |
  • END

La Policía Nacional recuperó un fusil AK a poca distancia del lugar donde el pasado miércoles fuera asesinado Pedro Joaquín Avilés Arteta, de 58 años, quien murió acribillado a balazos en el kilómetro 21 de la carretera Panamericana Sur.

La comisionada mayor Vilma Reyes, Directora de la División de Relaciones Públicas de la Policía Nacional, confirmó el hallazgo, y aseguró que el arma fue embalada y enviada al Laboratorio Central de Criminalística de la Policía Nacional.

Y aunque aún está en duda si el arma fue usada o no en el crimen, la jefa policial explicó que por encontrarse cerca del lugar del crimen, “por razones de investigación inevitablemente se vinculaba a los hechos”.

El arma fue encontrada por un grupo de trabajadores del Fondo de Mantenimiento Vial que realizaban labores de mantenimiento de la vía, quienes dieron aviso inmediato a las autoridades policiales, y peritos de la institución llegaron para ocupar el arma.

Avilés Arteta murió acribillado a balazos disparados desde un vehículo en marcha y según las autoridades policiales, en el lugar del hecho encontraron casquillos de bala calibre 7.62 para fusiles AK. Uno de los fusiles usados en el crimen fue encontrado dentro del vehículo Mitsubishi Montero, placas M094-862 usado por los sicarios para movilizarse. En ese mismo vehículo, la Policía halló dos magazines para subametralladora Uzi, lo que hace presumir que también en el crimen usaron un arma de ese tipo.


Detenidos
Extraoficialmente se conoció que la Policía Nacional tiene a cuatro personas detenidas señaladas como sospechosos de participar en el crimen, pero autoridades policiales negaron la especie.

La semana pasada, el Subdirector General de la Policía, comisionado general Javier Meynard, declaró a los medios de comunicación que ya tenían algunos resultados de las investigaciones. “Estamos tras alguna gente que pueda esclarecer su implicancia alrededor de ese caso”, habría declarado el jefe policial.