•  |
  •  |
  • END

CHINANDEGA

Un total de ochenta perros, cincuenta gallinas, decenas de zopilotes y una garza, murieron en las últimas horas al consumir veneno en sembradíos de maní en las fincas El Limonal y El Raizal, propiedad del ex ministro de Agricultura y Forestal, José Augusto “Tuto” Navarro.

Habitantes del barrio marginal El Limonar, situado entre el basurero y el cementerio de Chinandega, revelaron que Alberto Gómez, empleado de Navarro, regó varias bolsas con tóxico en los plantíos de maní, y a los pocos minutos murieron aves y canes propiedad de varios pobladores de ese lugar.

Los denunciantes desconocen si Gómez dispersó el veneno para eliminar plagas en los sembradíos de cacahuete o eliminar directamente a los animales descritos que pululaban por ambos sitios.

Visiblemente molesto, Alexander Donaire, habitante de la primera etapa de El Limonar, aseguró a EL NUEVO DIARIO que el empleado de José Augusto Navarro hubiese avisado con anticipación acerca de la aplicación del veneno para encerrar perros y gallinas.

“Gómez regó las bolsas con tóxico durante la noche, y por la mañana amaneció la mortandad de canes. El Ministerio de Salud debe tomar cartas en el asunto para evitar este tipo de casos, porque está en peligro la vida de niños que cruzan hacia los sembradíos de maní”, afirmó el chinandegano.

En similares términos se pronunció Eugenio Martínez, quien añadió que sus perros “Tigra” y “Foker”, de raza dálmata, que cuidaban su vivienda, murieron diez minutos después del consumo de veneno, por lo que exige a los empleados de Navarro, responsabilidad.

“El peligro es que si niños de este sector recogen una bolsa de ésas y consumen del cebo que contienen, no llegarían con vida a los hospitales porque el efecto es rápido”, afirmó Martínez.

Manifestó que cuando Alberto Gómez se enteró que llegarían reporteros de un medio local a confirmar la información, incineró a los animales. Señaló que Ariel Gallo, otro empleado de “Tuto” Navarro, advirtió que no dejará entrar periodistas al lugar, por lo que no fue posible conseguir su versión.

Por su parte, Hermenegilda Espinoza expresó que sus perros “Tonky” y “Tilo” echaron abundante baba y vomitaron hasta morir.


Silais investigará
Jorge Orochena, Director interino del Sistema Local de Atención Integral en Salud (Silais)-Chinandega, tras enterarse de la mortandad aseguró que enviará funcionarios del área de zoonosis, a cargo de Luisa Amanda Caballero, a investigar.

“Tenemos que preservar la seguridad de la población. Averiguaremos si se trata de un descuido o desconocimiento de parte de la persona que usó el veneno, y en base a eso revisaremos los artículos del Código Sanitario que se pueden aplicar”, dijo el funcionario.

Expresó que recogerán muestras de las sustancias y animales muertos para determinar lo ocurrido.