•  |
  •  |

Nicaragua es el segundo país de América Latina y el Caribe que lidera proyectos de inversiones de energía limpia, según lo dio a conocer el fin de semana el informe Climascopio 2012, en el marco de la 53 Asamblea Anual del Banco Interamericano de Desarrollo, BID, que contó con la participación de delegaciones de los 48 países miembros de la organización.

Según este informe, los gobiernos de Latinoamérica --y en especial de Brasil, Nicaragua y Panamá-- están conscientes de crear proyectos de energía renovable, respetuosos con el clima y el medio ambiente, haciendo uso sostenible y mejorado del capital natural que puede, además, brindar importantes fuentes de ingresos para muchas personas que viven en lugares remotos de estos países.

Climascopio 2012 es un informe e índice que evalúa el clima de inversión en torno al cambio climático en América Latina y el Caribe. Estudia los 26 países de la región y sus esfuerzos por construir una economía más verde, al mismo tiempo que evalúa su capacidad de atraer capital hacia fuentes de energía bajas en emisiones de carbono. Todos los países que se incluyen en el informe son miembros prestatarios del BID.

De acuerdo con el informe, los tres países no fueron los únicos que brillaron en el estudio, ya que otros crearon estructuras de mercado e impulsaron proyectos para reducir las emisiones contaminantes, producto de energía a base de búnker y petróleo

Nicaragua se situó en segundo lugar, con una puntuación total 2.15 en el Climascopio. El país obtuvo una buena puntuación en los indicadores que tienen un peso significativo, como las políticas de energía limpia, la estructura del sector energético, el total de inversiones en energía limpia, y la disponibilidad de microcréditos verdes.

Lo superó Brasil con una puntuación global de 2.71, y en tercer lugar se ubicó Panamá con 2.05, tomando en cuenta los mismos indicadores.

El informe destaca que Nicaragua tiene el sector de microcréditos verdes más sólido de la región, con un total de 10 organizaciones que proporcionan algún tipo de producto financiero verde.

“Actualmente, la generación a partir de la biomasa y de los residuos constituye la iniciativa emblemática del sector de energía limpia de Nicaragua, con un total de 122MW de capacidad instalada”, indica.

“En 2010 este sector supuso el 36% de la electricidad total generada (1.080GWh). Sin embargo, es el potencial geotérmico favorable el que posiciona al país en un buen lugar para desarrollar más capacidad energética en los próximos años. Desde 2009, este prometedor sector se ha quedado con la mayor parte de las inversiones totales en energía limpia”.

México destaca
México va encaminado a convertirse en el primer país con una cadena de valor completa para energía eólica y solar”, aunque no se especifica en qué lugar quedó colocado, por ahora, en la lista de los países “verdes”, entre ellos Nicaragua, Brasil y Panamá.

El informe agregó que América Latina y el Caribe están utilizando como mínimo 80 políticas para el fomento de energías limpias, en su mayoría relacionadas con el mercado energético o incentivos fiscales.

Nicaragua atractiva en energía limpia
Datos del estudio Climascopio 2012 señalan que de 2006 a 2010, Nicaragua atrajo unos $1,13 miles de millones de inversiones en los sectores geotérmico (50%), eólico (34%), minihidráulica (10%) y de biocombustibles (6%).

En 2011, se detalla que se destinaron unos US$117 millones y US$95 millones, respectivamente, al financiamiento de nuevos proyectos geotérmicos y eólicos; comparados con 2010, cuando estas cifras representan un salto de 48%.

Instituciones financieras de desarrollo --el Banco Centroamericano de Integración Económica, BCIE; el Banco Interamericano de Desarrollo, BID, y el Fondo Multilateral de Inversiones, Fomin--, han jugado un papel clave en el financiamiento del desarrollo de la energía limpia en Nicaragua. El gobierno también ha jugado un importante papel en el sector, por medio de inversiones hechas en el campo energético.

Según el estudio, de consolidarse nuevas políticas públicas se podrán atraer a la región inversiones significativas en torno a la energía de bajo carbono, así como reducir los precios de electricidad que actualmente son muy altos.

Cuatro Parámetros

Para asignar a cada país una puntuación global, Climascopio toma en cuenta cuatro parámetros primordiales que están interrelacionados.

I. Marco propicio. Las políticas existentes, las estructuras del mercado energético y niveles de capacidad de la energía limpia en cada uno de los países, así como otros factores relacionados.

II. Inversión en energía limpia y créditos a proyectos en torno al cambio climático. Fondos destinados a la promoción de la energía limpia, así como la disponibilidad y el coste de capital local como, por ejemplo, el microcrédito.

III. Negocios de bajas emisiones de carbono y cadenas de valor de energía limpia. El nivel de la industria local y las cadenas de distribución de bienes, servicios y créditos de energía limpia.

IV. Actividades de gestión de gases de efecto invernadero. El nivel de acciones y de proyectos impulsados bajo los auspicios del Mecanismo de Desarrollo Limpio, MDL, de las Naciones Unidas.