•   Cárdenas, Rivas, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los dos adolescentes que asesinaron violentamente a dos primos hermanos de Cárdenas y dejaron gravemente lesionado a otro  podrían recibir una condena de entre cuatro y cinco años, ya que sus abogados solicitarán ante el Ministerio Público una audiencia especial en la cual ambos admitirán que cometieron el lamentable hecho sangriento que enlutó a dos humildes familias de la zona fronteriza con Costa Rica.

Con la admisión de hechos los acusados de 17 años, ni siquiera serían sentenciados a la pena máxima de seis años que establece El Código de la Niñez y la Adolescencia, esto ha provocado el malestar de las familias dolientes.

Doña Esmérita Rosa Chávez Umaña, quien en el suceso de la noche del once de marzo perdió a su hijo Manuel Salvador Guevara de 21 años, y a su sobrino Carlos José Reyes.

Según la señora Chávez Umaña, El Código  de la Niñez y la Adolescencia, está creando muchas injusticias “porque es absurdo que alguien que mata a dos personas para robarles salga a la vuelta de la esquina en libertad y que para colmo  les estén protegiendo sus nombres cuando son delincuentes...por esto en Cárdenas la gente está muy dolida” señaló.

Salieron a cambiar 50 mil colones


Las víctimas habitaban en la comarca de Tiruri del municipio de Cárdenas y el día de los hechos salieron de sus hogares a las cinco de la tarde con dirección al casco urbano de Cárdenas donde cambiaron 50 mil colones cada uno y se fueron al bar "Las Brisas" donde departieron cervezas con sus amigos Abraham García Solís, de 21 años, y Benjamín Sánchez Centeno, que también habían llegado a cambiar monedas ticas.

En dicho bar los adolescentes divisaron que los cuatro jóvenes andaban dinero y a las once de la noche cuando estos salieron del local los emboscaron 300 metros al sur del puesto militar que está en la entrada del municipio, para atacarlos aprovecharon que sus víctimas se dividieron ya que Sánchez Centeno y Guevara se quedaron atrás por ir a comprar cigarros a otro bar mientras que Solís y Reyes al ir adelantados fueron los primeros en ser agredidos con palo y armas blancas.

Producto de la agresión Reyes falleció y Solís tras recibir varias estocadas entre ellas una en la garganta que le cortó la tráquea logró escapar y se dirigió a su casa y sus familiares lo trasladaron al centro de salud de Cárdenas y luego al hospital de Rivas.

Posteriormente los agresores con un tercer participante que aún no ha sido detenido se dirigieron a encontrar a Sánchez Centeno y a Guevara, de estos sólo el primero logro salvarse.

La fiscalía interpusó la acusación en contra de los menores por los delitos de asesinato, asesinato frustrado y robo.