•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Asombrados se mostraron los pobladores del barrio “El Paraisito”, en el sector oriental de Managua, luego de conocer que en un operativo policial desarrollado por la Policía Nacional, se capturó a una banda “matacaballos”, que los destazaba y luego comercializaba su carne en puestos de venta de carne en caliente y de carne asada.  

Ramón Hernández, habitante de ese sector, indicó que a lo mejor ya ha consumido ese tipo de carne sin darse cuenta, pero ahora tratará de consumir más carne de pollo, porque no concibe tener que ingerir y procesar carne de caballo en su estómago.

El Distrito Siete de la Policía Nacional presentó la mañana del viernes a nueve implicados en el robo, destace y comercialización de carne caballo, entre estos a Rosario Ruiz Reyes, una señora que se dedicaba a vender la carne cerca de los semáforos de ese barrio capitalino.

Vende carne de mataderos

Por su parte, Lesbia López Almendárez, vendedora de carne de res y propietaria de una venta de asados del barrio San Cristóbal, aledaño al sector de El Paraisito, manifestó que toda su mercadería cuenta con los registros sanitarios para el consumo del público.

“Ya tengo 40 años de vender carne de res, conozco muy bien cómo son los cortes, difícilmente alguien me va a engañar con algún otro tipo de carne, porque ahora hasta carne de perro y gato venden en los mercados, por eso yo compro directamente al matadero”, señaló López Almendárez.

La vendedora de carne de res refiere que a simple vista un comprador no puede detectar en el mercado si es o no carne de caballo.

No representa amenaza a la salud

Para el doctor Vicente Maltez Montiel, especialista en Medicina Interna, consumir carne de caballo no representa una amenaza para el sistema digestivo del ser humano, y más bien es una cuestión de cultura gastronómica.

“Existen países donde te pueden servir un estofado de rana, y a la persona le puede causar asco. Sin embargo, para los habitantes de la China resulta ser un plato exquisito que se debe disfrutar y compartir. Entonces, comer carne de caballo es cuestión de cultura”, apunta Maltez.

El especialista señaló que existen algunos restaurantes en Cuba donde el plato fuerte es carne de caballo en diferentes presentaciones, pero porque estos son criados especialmente para su consumo y cuentan con las medidas de seguridad sanitaria.

“Una carne de caballo puede que tenga algunas bacterias al igual que la de res, pero si ambas se someten a altas temperaturas se pueden consumir de la misma manera”, refirió el especialista, tras reiterar que es mejor consumir una carne segura con todos sus registros sanitarios.