•  |
  •  |

Opciones laborales y educación, son dos de los elementos decisivos para reducir los niveles de violencia, siendo esto lo que demanda la juventud participante en el segundo foro nacional “Armando Paz”, iniciativa regional de la Organización de Estados Americanos, OEA, en la formación de una cultura de paz.

La joven July Pérez, consideró importante que se invierta en la juventud con proyectos que incentiven su participación y sus ideas.

“Nos dicen que somos el futuro del país, y es una buena forma de mostrarlo, ayudando a obtener ideas de la juventud y dialogar para que de una u otra manera se realicen acciones positivas para el país. Un problema no se resuelve con otro problema, o con violencia”.

Carlos Ñurinda, estudiante de tercer año de Periodismo en la Universidad de Managua, señaló que a los problemas hay que buscarles soluciones y para eso es necesario el diálogo. “La educación es fundamental pues son valores que se han creado con la sociedad, y una sociedad educada es buen punto de partida para marcarse propósitos y metas en esta vida. Se tiene que escuchar a los jóvenes como pieza clave para su proyección”.

Trabajo con la niñez

El coordinador local del proyecto “Armando Paz”, Jorge Morales Martínez, dijo que vienen trabajando desde el 2010 y han obtenido al menos tres iniciativas que van desde la creación de documentales, trabajar con niñez de 12 años y a través de dibujos, hacerles llegar mensajes positivos.
“Esta actividad es un laboratorio de ideas, un laboratorio nacional para luego realizar el Foro Regional, donde los jóvenes discutirán una declaración de principios y se presentará a las instancias internacionales o regionales como el Sistema de Integración Centroamericana”, dijo Morales.

Para la Comisionada Paola Vásquez, de Asuntos Juveniles de la Policía Nacional, el Gobierno ya tiene planes de prevención contra la violencia, trabajando en los barrios con más factores de riesgo, atendiendo a los jóvenes a través de planes de atención comunitaria, pero la iniciativa de la OEA es importante por ser una aliada más en la lucha contra la violencia.

Detalló que su institución trabaja al individuo desde la familia hasta la comunidad, pero también tiene el Centro de Formación de Desarrollo Juvenil de la Policía Nacional, con una capacidad para 200 jóvenes.

“Tenemos ocho meses trabajando en eso y saldrán con carreras técnicas vocacionales, con nivelación académica en el programa “Yo sí puedo”, con lo cual se da una oportunidad a la juventud”, expresó la comisionada Vásquez.

Uno de los muchachos beneficiarios del centro, es Lanier Hurtado Chavarría, de 19 años, habitante del barrio Waspán Sur. Estudia panadería y repostería con la idea de poner su negocio propio quien observa con beneplácito proyectos como el de la OEA que dan otra oportunidad a la juventud.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus