•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |

Un informe preliminar de la Comisión Permanente de Derechos Humanos, CPDH, confirma que las condiciones de hacinamiento se han agravado en los centros penitenciarios de Managua, siendo el caso más sobresaliente el de “La Modelo”, en Tipitapa, donde se ha duplicado el universo de privados de libertad, en relación con su capacidad.

La licenciada Karla Sequeira, Directora de Asesoría Legal de la CPDH, comentó que con la autorización del Ministerio de Gobernación, Mingob, en la última semana visitaron los centros penitenciarios “La Modelo” y “La Esperanza” o cárcel de mujeres, en Managua, donde corroboraron varias violaciones a los derechos humanos de los privados de libertad.

“La Modelo” tiene capacidad para 1,800 privados de libertad, pero actualmente alberga en sus celdas a 3,637 internos, lo que incurre en hacinamiento y, a su vez, en un deterioro de las condiciones básicas en esa prisión. A este centro penal, ubicado en el municipio de Tipitapa, asistió el abogado Pablo Cuevas, de la CPDH.

En el caso del centro penal “La Esperanza”, ubicado en Veracruz, y donde se interna a las mujeres privadas de libertad, la capacidad es para 250, pero en estos momentos hay 297.

Los dos penales de Managua tienen capacidad para 2,050 privados de libertad, sin embargo, según las cifras proporcionadas a la CPDH, actualmente suman un total de 3,934 internos.

El año pasado, según un estudio de la Procuraduría en Defensa de los Derechos Humanos, la cantidad de recluidos sumaba 3,293 internos, por tanto, en la actualidad hay un incremento de 641 privados de libertad, que se suman a los 1,131 ya hacinados.

El informe preliminar de la CPDH apunta que a seis internos de los trece con quienes solicitó entrevistarse por denuncias específicas, la Dirección del penal los consideró indispuestos, alegando que estaban en cita médica, enfermos o en el proceso judicial.

No hay suficientes programas de reeducación

Según el informe de Cuevas, en primer lugar hay privados de libertad durmiendo en el suelo por falta de literas, y en cada celda están recluidas al menos 10 personas. Entre las principales quejas están la falta de medicamentos en el penal, la retención de alimentos y dinero que envían familiares, que no se les lleva a las citas médicas fuera del penal, que hay mucho ocio porque no hay muchos programas de apoyo laboral y la oferta no da abasto para tantos, además de la falta de beneficios para los privados de libertad con condenas por delitos graves, no permitiéndoles estudiar ni participar en actividades productivas o laborales.

“Se podría decir que quienes tienen delitos menores tienen más oportunidades de reinserción social, en comparación con quienes tienen crímenes mayores. Recordemos que nuestro sistema penitenciario no es de castigo, sino reeducativo”, alega la licenciada Sequeira, de la CPDH, mencionando que el ocio es peligroso en una persona encarcelada, y se debería tenerlos con la mente ocupada y despejada.

Mejor situación en penal “La Granja”

La asesora legal de la organización pro derechos humanos, quien visitó el penal “La Esperanza”, comenta que las condiciones de este penal tienen diferencias abismales respecto de “La Modelo”, tanto en su infraestructura como en el régimen carcelario.

“Sabemos que los niveles de seguridad son menores y en condiciones semiabiertas. Las adolescentes privadas de libertad tienen su propio dormitorio, al igual que las embarazadas. Actualmente hay seis niños recién nacidos, hijos e hijas de las internas, incluso hay gemelitos, a quienes el Ministerio de Gobernación les brindó todas las condiciones, desde las cunas, los carritos, leche, ropa y otros accesorios”, asegura.

La licenciada Sequeira mencionó que recientemente el penal puso a funcionar una panadería, tanto para consumo interno como para satisfacer pedidos de afuera. El dinero obtenido, según la Dirección del penal, se invertirá en la reactivación del bar.

Para el estudio aún en desarrollo, la CPDH visitará los penales y cárceles preventivas de Jinotega, Matagalpa, Granada y Managua, entre otras. Se menciona que para esta organización de derechos humanos, el Ministerio de Gobernación ha dado apertura para la visita a los penales desde el año pasado, y lo considera muy positivo, pues posteriormente las recomendaciones serán enviadas a la institución y retomadas para mejorar las condiciones a los privados de libertad, dando respuesta a sus demandas.

Procuradora de Cárceles: más programas laborales
Por su parte, la procuradora especial de cárceles, Elena López, hizo un llamado a las empresas a apoyar al Sistema Penitenciario, para la implementación de proyectos laborales a través de los cuales pueden tener beneficios no solo las empresas, sino también los mismos internos, que además de obtener un pago adicional abonan con trabajo a su condena.

Consideró importante que los privados de libertad tengan ocupadas sus mentes, y es necesario que vuelvan a aplicarse las labores de huertos y granjas, o se instalen talleres de trabajo, lo que hace más humana la estadía en el penitenciario.

La Policía Nacional está cumpliendo con la captura de la delincuencia, el Poder Judicial está aplicando las leyes, condenando y enviando a los infractores de la ley a las cárceles, pero también el SPN necesita de fondos para aplicar la reeducación y cumplir con la reinserción social de los internos.

Destacó que se hacen esfuerzos para que en conjunto con el Instituto Nacional Tecnológico, se impartan varios cursos técnicos.

Cenidh presentará situación carcelaria ante CIDH
Gonzalo Carrión, Director del Área Jurídica del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, mencionó que en su caso no se les permite desde hace tres años el ingreso a las cárceles.

“Si bien permiten el ingreso a la CPDH, lo hacen con serias limitaciones para cumplir con su labor de derechos humanos e investigar las denuncias que se hacen”, alegó.

Carrión dijo que el año pasado en el Cenidh se hicieron 60 denuncias por violaciones a los derechos humanos de los privados de libertad, entre estas las detenciones ilegales por cumplir condena sin permitirles su salida.

“Este año las denuncias siguen el mismo ritmo que el año pasado. Este lunes, ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH, presentaremos un informe sobre la situación de las cárceles del país y los casos que no se han podido investigar”, señaló Carrión.