• |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Si bien el gobierno de la República aprobó 211 millones de córdobas a finales del año pasado para la ejecución de 21 obras de mitigación, el secretario general de la comuna, Fidel Moreno, en la presentación del informe de avance indicó que ahora son 47 obras las que ejecutan, con un costo de más de 400 millones de córdobas y que todas estarán listas antes del período lluvioso.

En un año de elecciones municipales, las autoridades están diligentes con la ejecución de obras, sin embargo los concejales opositores han criticado que todos los proyectos se hagan bajo la figura de exclusión de procedimiento.

Todas con más del 50% de avance, asegura Moreno
Todos los proyectos de mitigación y emergencia que ejecuta la comuna llevan más del 50 por ciento de avance, según detalló Moreno, quien se encargó de reiterar que nunca en una administración municipal se habían hecho tantas obras.

El funcionario señaló que las obras se están ejecutando en las zonas media y alta de la capital, pero también manifestó que en algunas zonas aunque se ejecuten los proyectos,
seguirán las inundaciones.

El apuro por terminar las obras, según Moreno, es por la temporada lluviosa, misma justificación que han dado para las contrataciones directas.

Además de las obras de infraestructura señaló que ya casi completan la limpieza de las micropresas, de las que se han extraído unos 250 mil metros cúbicos de sedimentos.

Los cauces revestidos atendidos han sido 17, con un total de 43 kilómetros, y en cuanto a los no revestidos aseguró que la limpieza se ha centrado en aquellos que se ubican en la zona media de la capital, por el grado de vulnerabilidad que representan.

Albergues, otra prioridad
Según el funcionario, de los 17 albergues que abrieron entre 2010 y 2011 ya solo falta cerrar el de Casa Cross, donde hay 130 familias.

En el caso de las 140 casas que se están construyendo en el sector conocido como Gruta de Javier y a donde inicialmente serían trasladadas las familias del barrio “Juan Emilio Menocal” del Distrito II, ahora se espera que sean para las familias que viven en los escombros de la vieja Managua.