• Tegucigalpa, Honduras |
  • |
  • |
  • ACAN EFE

Cinco militares hondureños resultaron heridos en un ataque perpetrado por un grupo de civiles que portaba armas de grueso calibre, informó ayer el jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, general René Osorio.

El hecho se registró el lunes en el sector de Sonaguera, departamento caribeño de Colón, donde la situación se ha vuelto violenta en los últimos años por las peticiones de tierra que hacen grupos campesinos, y el Gobierno que preside Porfirio Lobo mantiene una fuerza policial y militar.

Osorio dijo a periodistas que los cinco militares están fuera de peligro, aunque se temía por el estado de salud de uno de ellos, que fue enviado el mismo lunes a un hospital de la ciudad de La Ceiba, departamento de Atlántida, también en el Caribe hondureño.

Unos 30 civiles pudieron haber participado en el ataque contra los militares, de quienes Osorio no indicó si respondieron al fuego, ni si hubo heridos entre los agresores.

Según el alto jefe castrense, los militares regresaban a una de sus unidades en un camión del Ejército, cuando fueron atacados por los desconocidos, los que según dijo, pueden ser campesinos.

Añadió que se ha comenzado un rastreo en busca de los agresores, y que sigue sin descartarse que en la zona haya personas extranjeras, presumiblemente de Nicaragua y de Venezuela, adiestrando con armas a grupos de campesinos.

Osorio indicó que aunque la presunta presencia de extranjeros se viene denunciando desde hace unos dos años, hasta ahora no ha sido identificado ninguno.

El Gobierno está tramitando la compra de más de 4,000 hectáreas de tierras, algunas de ellas cultivadas con palma africana para entregarlas a labriegos aglutinados en el Movimiento Unificado de Campesinos del Aguán, Muca.

La zona del conflicto es conocida como el Bajo Aguán, donde los enfrentamientos entre campesinos y guardias de seguridad privada de terratenientes de la zona han dejado unos 50 muertos en los últimos tres años, en su mayoría labradores.