• La Habana, Cuba |
  • |
  • |
  • AFP

El papa Benedicto XVI se reunió e intercambió regalos este martes con el gobernante cubano Raúl Castro en el Palacio de la Revolución de La Habana, en la jornada más política de su visita a Cuba, comprobó un periodista de la AFP.

Castro recibió al Papa al bajarse del auto cerrado en que llegó al Palacio, para una reunión privada que se prolongó durante una hora, y terminó hacia las seis de la tarde con 35 minutos, hora local.

Al término de la reunión, el Papa y Raúl Castro intercambiaron obsequios: Castro le regaló una escultura de la Virgen de la Caridad del Cobre de un metro y medio, mientras que el pontífice le dio un enorme libro, réplica de la “Geografía” del astrónomo y geógrafo greco-egipcio Ptolomeo (100-170 DC).

El intercambio de regalos terminó con un apretón de manos en el Salón Sol de Nuestra América, y luego Benedicto XVI se marchó del Palacio. En la noche tiene programada una cena con los 15 obispos cubanos.

Simultáneamente, se desarrolló en el Palacio un encuentro entre el secretario de Estado --número dos-- del Vaticano, cardenal Tarcisio Bertone, acompañado de su “ministro de relaciones exteriores”, monseñor Dominique Mamberti, y el vicepresidente cubano, José Ramón Machado Ventura.

Los temas candentes --presos políticos, levantamiento del embargo estadounidense contra Cuba, mayores derechos para los católicos en campos como la enseñanza-- deben ser abordados en esta reunión.

El Papa, que llegó el lunes a Santiago de Cuba, sureste de la isla, oficiará este miércoles una misa en La Habana antes de partir a Roma.

Descartan reformas políticas
El encuentro entre el Papa y el gobernante cubano comenzó en medio de especulaciones de que pueda reunirse también con Fidel Castro, horas después de que el pontífice llegara a la capital desde Santiago de Cuba, al otro extremo de la isla, donde inició su visita el lunes.

Raúl Castro, de 80 años, recibió calurosamente al Papa el lunes, y asistió en primera fila a la misa campal de Santiago de Cuba, sin comentar las declaraciones que el Pontífice formuló en su vuelo a México el viernes, cuando instó a los cubanos a dejar de lado el marxismo, que “no corresponde ya a la realidad”, y a buscar “nuevos modelos”.

El Papa también llamó a construir “una sociedad abierta y renovada”, pero este martes otro vicepresidente cubano, Marino Murillo, descartó toda reforma política en la isla, último bastión del comunismo en Occidente, al responder preguntas de la prensa sobre esas palabras.

“En Cuba no va a haber una reforma política, en Cuba estamos hablando de la actualización del modelo económico cubano, que haga nuestro socialismo sustentable”, dijo Murillo, quien dirige la reforma económica de Raúl Castro.

La expectativa de los medios seguía puesta en un posible y breve encuentro entre Joseph Ratzinger, de 84 años, y el padre de la revolución cubana, Fidel Castro, un año mayor que él, retirado del poder desde 2006.

Exalumno de los jesuitas, Fidel Castro, que ha expresado su admiración por Juan Pablo II, manifestó su deseo de reunirse con Benedicto XVI, y el Vaticano manifestó la disponibilidad del pontífice.

Como prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, de 1981 a 2005, Joseph Ratzinger combatió a la “Teología de la Liberación”, que proclamó “la opción preferencial por los pobres” y fue condenada por contaminación marxista. Algunos sacerdotes y muchos laicos apoyaron e incluso se integraron a las guerrillas apoyadas por La Habana en la segunda mitad del siglo pasado.

Durante su conferencia de prensa en el avión que le condujo de Roma a México, el papa alemán dijo que Juan Pablo II “estaba en la misma línea, y aún más, rechazando los medios violentos y el marxismo”. Tenía un “antimarxismo visceral”, precisó.

Antes de viajar a La Habana, el Papa visitó este martes el Santuario de Nuestra Señora de la Caridad, en El Cobre, a 30 km de Santiago, donde suplicó a la patrona de Cuba por los cubanos “privados de libertad”.

Aunque no hay ninguna reunión prevista entre el pontífice y la disidencia, su presencia en la isla elevó la temperatura en la oposición.


Redadas de opositores
Según un grupo de oposición, unos 150 opositores fueron arrestados de manera preventiva en los últimos días para impedir que se manifiesten, y los teléfonos de muchos disidentes “han sido desconectados”.

“Como parte de las medidas represivas adoptadas por el régimen, varios centenares de teléfonos fijos y celulares de disidentes, periodistas independientes, bloggers y otros activistas de la sociedad civil han sido desconectados”, denunció la ilegal Comisión Cubana de Derechos Humanos, que encabeza el disidente Elizardo Sánchez.

Al menos tres embarcaciones con exiliados cubanos anticastristas zarparon desde Florida para acercarse a unos 20 km de las costas cubanas durante la reunión del Papa con Raúl Castro, dijo a la AFP el activista Rafael Tur.

El Papa pasaría la noche de ayer martes en la Nunciatura, y hoy miércoles oficiará una misa en La Habana, antes de partir a Roma.