•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La Asociación de Mujeres Trabajadoras Sexuales “Girasoles Nicaragua”, ya tiene aprobada su personería jurídica como organismo no gubernamental, y su representante, María Elena Dávila, señala que esto facilitará que sus agremiadas tengan más opciones de capacitación y de apoyo por parte de organizaciones internacionales, ya que el Estado las reconoce.

Dávila comenta que están en espera de que la aprobación se publique en los próximos 15 días en La Gaceta, diario oficial, pero ya cuentan con una estructura organizativa y ya eran reconocidas por la Procuraduría en Defensa de los Derechos Humanos, que les da capacitación propiamente en derechos humanos, además de otras instituciones, como el Ministerio de Salud, que las educa en prevención del VIH.

“Esto es sumamente importante para nosotras, pues no solo nos permite poder optar al financiamiento de organizaciones internacionales, sino que principalmente nos respetaron el nombre de la asociación, lo que es un avance en nuestros derechos como mujeres y en nuestra profesión”, considera la representante de Girasoles Nicaragua, quien agrega que “estamos elaborando su plan estratégico”, y una de sus principales demandas es que su actividad sea reconocida como trabajo o una labor económica, así el gremio pasaría a ser reconocido en la categoría de trabajadoras por cuenta propia.

Las Girasoles Nicaragua, con el apoyo de la organización Usaid/Pasca, hicieron su acta constitutiva e introdujeron la solicitud de personería jurídica a la Asamblea Nacional el 15 de diciembre de 2011, con el apoyo de los diputados Xóchilt Ocampo y Edwin Castro, ambos de la Bancada Sandinista, teniendo el aprobado el 22 de marzo.

Ya tienen 478 agremiadas
En estos momentos cuentan con 478 agremiadas en municipios como Chinandega, El Viejo, Carazo, Rivas, Matagalpa, Managua, Estelí, Somoto, Ocotal y Chontales. Son 25 lideresas distribuidas a nivel nacional, y atienden al menos a 15 mujeres que obtienen el sustento de su familia con el trabajo sexual. En Nicaragua se estima que al menos unas 6,000 mujeres practican el intercambio de sexo por dinero, acción que el Código Penal no tipifica como delito, a diferencia del proxenetismo.

María Elena Domínguez, como parte de la directiva de la Red de Mujeres contra la Violencia, señaló que en muchos países la actividad que denominan trabajo sexual tampoco es un delito, y, por el contrario, tienen atención gubernamental en tanto a los sitios donde se practica, capacitación en derechos en salud sexual y reproductiva, así como férreo control en la prevención de las enfermedades de transmisión sexual.

“Ellas también son mujeres y son ciudadanas nicaragüenses. Por tanto, apelando a la igualdad ante la ley, el Estado está en la obligación de brindarles atención, protección y seguridad, estén o no organizadas”, expresó Domínguez.

Ministra del Trabajo: “No tenemos experiencia”

Sobre esto, la ministra del Trabajo, Jeannette Chávez, consideró que seguramente, para dar la personería jurídica a esta organización y autorizar el nombre, las autoridades analizaron el tema. “Por nuestra parte no tenemos experiencia en eso y no puedo dar una opinión”, expresó, agregando que hasta ahora no han tenido de oportunidad de abordar esa actividad.

EL NUEVO DIARIO buscó a la directora ejecutiva del Instituto Nicaragüense de la Mujer, Isavel Green, y le preguntó sobre la posibilidad de atención a las trabajadoras sexuales organizadas, sin embargo, eludió el tema diciendo que no podía responder preguntas fuera de la actividad del momento, en ese caso, el cierre de Programa Conjunto de Género.

A Dávila esto no le sorprende, pues seguro es una sorpresa para la ministra y para la directora del INIM, sin embargo, la organización ya ha logrado diversos avances en otras instituciones, entre estos, la atención en salud y mejores relaciones de comunicación y de atención con la Policía Nacional, así como talleres contra la violencia sexual e intrafamiliar.

Destacó que entre los femicidios del año pasado, se contabilizaron los de dos trabajadoras sexuales: una en Managua y una en Chinandega. Este año son cuatro en estos mismos departamentos.