•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Preguntando en voz alta: ¿Usted me ve muy vieja como para reelegirme?, la presidenta de la Corte Suprema de Justicia, CSJ, Alba Luz Ramos, no solo defendió su permanencia en el cargo como magistrada del Supremo Tribunal, sino que también dijo estar dispuesta a continuar si es reelecta por la Asamblea Nacional.

A la presidenta de la CSJ y a los magistrados Iván Escobar Fornos, Juana Méndez y Sergio Cuarezma, se les venció el período de cinco años para el cual fueron electos el pasado 27 de marzo.

De los cuatro magistrados a los que se les venció su cargo, solo Cuarezma ha cesado en sus funciones, dejando el cargo hace más de un año por no estar de acuerdo con la presencia de otros magistrados con términos vencidos.

Al igual que lo hizo su colega, la magistrada Juana Méndez, la presidenta de la CSJ dijo que su permanencia en el cargo está respaldada por el párrafo tercero del artículo 201 de la Constitución de la República.

“Hay un artículo en la Constitución que establece que mientras no seamos elegidos o no sean electos otros, el que está sigue en el cargo”, subrayó Ramos.

“Somos magistrados en funciones”
Durante una improvisada rueda de prensa en una visita hecha este viernes a las instalaciones de lo que será el Complejo Judicial de Managua, Ramos expresó su desacuerdo conque a los magistrados con período vencidos les llamen “de factos”.

“No se llaman magistrados de factos (a los que se les venció su período), sino magistrados en funciones, como le ponen a los funcionarios del Departamento de Estado cuando vienen aquí (a Nicaragua), cuando han sido nombrados por el Presidente de República y no han sido ratificados por el Congreso”, apuntó Ramos.

Cabe mencionar que Phyllis Powers, designada por el presidente Barak Obama  como embajadora de los Estados Unidos en Nicaragua, ni siquiera ha llegado al país, porque no ha sido ratificada por el Senado  estadounidense.