•  |
  •  |

A diferencia de otros países centroamericanos, como Honduras y Costa Rica, Nicaragua tiene la capital con menor cantidad de hidrantes para atender siniestros, y si bien hay planes para reforzar los que ya existen, autoridades de las diferentes instituciones involucradas indican que faltan fondos para ampliar la red.

Baja presión de agua y piezas incompletas o totalmente inservibles. Así se encuentran gran parte de los 1,200 hidrantes que hay en toda Managua.

Actualmente la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados, Enacal, en conjunto con la Dirección General de Bomberos, DGB, y las gerencias de los distintos mercados, ejecuta un plan de mejoramiento de los hidrantes en la capital.

El comandante Iván Tijerino, jefe de Operaciones de la DGB, recordó que a raíz del gigantesco incendio que consumió centenares de tramos del Mercado Oriental en 2008, se firmó un acuerdo con la aguadora, con el fin de trabajar un plan para casos de emergencia, pero aseguró que  dejaron sentada su posición sobre la necesidad  de colocar y reparar hidrantes en otros puntos de la ciudad.

Indicó, además, que hubo una orden presidencial de colocar al menos 100 hidrantes en toda Managua, y que a finales de 2009 se reforzaron, repararon y colocaron, pero la mayoría fue en los mercados.

Indicó que realizaron un censo en conjunto con Enacal, hace varios años, y se constató que a la mayoría le faltaban los terminales --que es donde los apagafuegos acoplan la manguera--, también les habían destruido el cabezal, lo cual complicaba la situación, porque aunque estuviera la pieza ahí, no lo podían utilizar, porque la aguadora ya había cerrado la llave para que no estuviese chorreando agua.

Agregó que años atrás constataron que del total de hidrantes de la capital, el 50 por ciento estaban inutilizables, y se unieron con la Policía Nacional para tratar de recuperar en las chatarreras las piezas robadas.
“Este año hicimos un nuevo acuerdo con Enacal y le propusimos revisar y reactivar más hidrantes en la capital, sobre todo en las zonas comerciales, donde están los objetivos económicos, políticos, etc., para que cuando haya una situación de emergencia podamos actuar con esos medios que tenemos”, detalló.

Casi 800 hidrantes rehabilitados, dice Enacal

Por su parte el director ejecutivo de Enacal, Ervin Barreda, explicó que el plan también incluye al Ministerio de Gobernación y que actualmente hay 796 hidrantes rehabilitados en la capital, los que ya poseen la presión adecuada para el actuar de los Bomberos, que es de 60 libras (por pulgada cuadrada de agua).
“Los espacios y los que certifican el lugar, y los que nos dan la ubicación son los Bomberos. Hay centros definidos por las grandes concentraciones de gente. Ahí los Bomberos tienen prioridad, pero no es reinstalar, sino reforzamiento”, explicó Barreda.

También en mercados

Denis Duarte, director de Commema del Mercado “Roberto Huembes”, indicó que a raíz del incendio en la cárcel de Honduras también se está trabajando en los ocho mercados de la capital en la prevención de siniestros, por la alta concentración poblacional.

En este centro de compras, el segundo más grande de Managua, hay cuatro hidrantes y 16 gabinetes (hidrantes más pequeños), éstos en mal estado.
En el caso de los hidrantes, Duarte indicó que no tienen la presión suficiente, y dos están copados de mercadería.

Para la habilitación de los hidrantes, la inversión estimada es de US$2,000. Duarte indicó que los fondos serán de  la partida con la que cuenta esa dependencia.

En el Mercado Oriental, el centro de compras más grande de Centroamérica, hay casi 50 hidrantes, sin embargo en 2008 cuando se incendió, apenas funcionaban 14. Ahora, con la rehabilitación que se hizo, funcionan casi la mitad, pero algunos siguen atrapados dentro de los tramos.

Problemática común en Costa Rica y Honduras

En todos los países centroamericanos hay problemas con los hidrantes, afirman los funcionarios, pero Nicaragua es la que cuenta con la segunda red más pequeña de equipos en la capital.

En el caso de San José, Costa Rica, hay instalados más de 1,200 hidrantes, y en el país la red total --según el Cuerpo de Bomberos-- es de 5,000, más de la mitad en mal estado.

También reconocen que para completar la demanda falta colocar alrededor de 7,500, según datos del Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA), que mencionó su directora ejecutiva Yesenia Calderón.

En mayo de 2011 el AyA comenzó con la instalación de 1,229 hidrantes de un total de 2,300 que serían colocados en todo el país. Del total, 300 son exclusivos de la capital. Se espera que para 2013 la instalación haya finalizado.
Para este plan, según detalló Calderón, se contó con un monto de más de 3,700 millones de colones (US$1.8 millones) que se obtienen de la tarifa que se cobra por  aparte a los clientes de AyA. Los consumidores pagan 12 colones (23 centavos de dólar) por metro cúbico de agua consumido.

Actualmente, el problema que enfrentan en el país vecino es la lenta instalación de los hidrantes, según lo especificó la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep).

Igual en Honduras

En el caso de Honduras hay un déficit de 400 hidrantes, casi un 87 por ciento. Solo en la pasada época de verano, en la capital se registraron un total de 120 incendios, lo que puso en alerta a los Bomberos.

De acuerdo con datos brindados por Óscar Treminio, vocero del Cuerpo de Bomberos, en el Distrito Central de Honduras existen  cerca de 900 barrios y colonias, y aquí es encarecidamente necesaria la instalación de unos 300 o 400 hidrantes.

En la capital apenas existen 50 hidrantes en buen estado, los que están conectados a la red de distribución domiciliaria del Servicio Nacional Autónomo de Acueductos y Alcantarillados, Sanaaa, pero solo cinco tienen agua de manera permanente.

Los Bomberos de dicho país han expresado que para sofocar un siniestro tienen que recorrer hasta 25 kilómetros para llegar al hidrante más próximo.