•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La Fiscalía de Nicaragua acusó este sábado al empresario Henry Fariñas, testigo clave y supuesto blanco del ataque en el que murió el trovador argentino Facundo Cabral, por los delitos lavado de dinero, tráfico internacional de drogas y vinculación al crimen organizado.

Se acusó judicialmente al "señor Henry Fariñas por tráfico internacional de estupefacientes, lavado de dinero y crimen organizado", junto a otras seis personas, confirmó la Secretaria Ejecutiva de la Fiscalía (Ministerio Público), Delia Rosales, a la AFP.

La acusación fue presentada por el Director de la Unidad contra Crimen Organizado del Fiscalía nicaragüense, Javier Morazán, ante el juez Quinto Penal Distrito de Audiencia de la capital, Julio Áreas.

El juez decidirá en los próximos días si hay pruebas para enjuiciarlo, en una audiencia preliminar a la que deberá ser llevado Fariñas, a dos días de ser detenido.

Para la Fiscalía existen "méritos suficientes" para procesarlo, sobre la base de pruebas recaudadas en "varios allanamientos" que la policía realizó en las ultimas 48 horas en propiedades y vehículos registrados a nombre de Fariñas y sus socios en el país, dijo Rosales.

Fariñas -dueño de una cadena lujosos clubes nocturnos en Costa Rica, Nicaragua y Panamá y promotor de espectáculos- conducía el 9 de julio de 2011 el vehículo en el que viajaba Cabral rumbo al aeropuerto, cuando fueron emboscados por sicarios.

Fariñas logró sobrevivir al ataque en el cual resultó herido, y es considerado uno de los principales testigos de la fiscalía guatemalteca en el juicio por la muerte de Cabral.

Durante el juicio, Fariñas declaró que el atentado iba dirigido en su contra y que fue ordenado por el costarricense Alejandro Jiménez, alias "El Palidejo", un enlace del cártel de Sinaloa de México que fue capturado a mediados de marzo en Colombia y deportado a Guatemala, donde es acusado como autor intelectual del crimen.

El jueves, Fariñas, de 41 años, fue capturado de manera sorpresiva por la policía, en el Aeropuerto Internacional de Managua, para investigarlo por ilícitos que la fiscalía nicaragüense investigaba en su contra desde hace unos siete meses.

La fiscal Rosales aseguró que la acusación contra Fariñas en Nicaragua "no tiene porque afectar" el juicio que se lleva a cabo en Guatemala, donde el empresario es tenido como víctima.

Junto con Fariñas fueron acusados este sábado su hermano, Pedro Fariñas, y uno de sus socios, Hugo Hans Figueroa, quienes se encuentran detenidos las celdas de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ, investigación), de máxima seguridad de la Policía, precisó por su parte, el portavoz de la Policía, comisionado Fernando Borge.

También fueron encausados criminalmente cuatro socios más de Fariñas que se encuentran prófugos de la justicia, entre los que figuran tres nicaragüenses de nombre Julio Calero, William Vargas y Guillermo Blandón y un ciudadano estadounidense identificado como Gerald James Shackelford

Según el expediente judicial, la policía decomisó varios vehículos y motocicletas de lujo y propiedades vinculadas a Fariñas que servirán de prueba en el juicio.

Según medios oficialistas, el empresario fue apresado cuando se disponía viajar a Panamá.

La prensa por su parte indicó que Fariñas había retornado hace tres meses al país procedente de Guatemala, donde en octubre pasado rindió su testimonio por medio de video conferencia, por razones de seguridad.