•   Rivas, Nicaragua  |
  •  |
  •  |

Un mexicano  que fue condenado en los juzgados de Rivas a tres años de cárcel por el delito de cohecho, está entre los privados de libertad que continúan recluidos en los  sistemas penitenciarios de nuestro país, pese a ser beneficiados con órdenes de libertad giradas por jueces de Ejecución de Sentencia y Vigilancia Penitenciaria.

Se trata del piloto René Moreno Vargas, al cual la jueza de Ejecución de Sentencia y Vigilancia Penitenciaria de Rivas, Margarita Vanegas Arteaga, le giró orden de libertad por suspensión de la ejecución de la pena el 4 de octubre de 2011, pero es la fecha y las autoridades del Sistema Penitenciario de Granada no cumplen con la orden  judicial, y, por ende, sus familiares se quejan por violación a los Derechos Humanos.

El abogado mexicano Irving  Fajardo  Ramos, quien se identificó como representante de los familiares del piloto, señaló que estos a través de su abogada María Esperanza Peña expusieron el caso en la Embajada de México y en las oficinas del Ministerio de Gobernación, “ya que ellos quieren saber por qué no cumplen con la orden de libertad de la jueza, y conocer qué es lo que está pasando”, detalló.

Sin  embargo, Ramos detalló que no han tenido respuestas, y “el cónsul de México, Francisco Méndez, también envió cartas a la Ministra de Gobernación, Ana Isabel Morales, solicitando una audiencia con ella o con el viceministro Carlos Nájar, para  saber cuándo se podría hacer efectiva la orden libertad y por qué no se acataba, pero tampoco se ha tenido respuesta por esa vía”, explicó.

El abogado de los familiares del mexicano señaló que sus clientes presentaron una queja ante la Comisión de los Derechos Humanos de México, y como soporte de sus palabras mostró documentos de la denuncia, la cual fue admitida, “por lo que este organismo de inmediato iniciará las investigaciones y trámites que correspondan”.

Los documentos son firmados el 14 de febrero de 2012, por Sergio Iván de la Selva Rubio, Director General de la Comisión  Nacional de los Derechos Humanos de México.

La abogada del mexicano, María Esperanza Peña, manifestó que ella ya agotó todos los mecanismos jurídicos para lograr la orden de libertad de su cliente, pero no se cumple en Granada.

El  mexicano fue detenido en Nicaragua después que la noche del 11 de junio de 2010 sobrevoló de manera sorpresiva la zona sur del país en una avioneta monomotor con matrícula tica, la cual, según Peña, “andaba probando, porque en Costa Rica lo contrataron para que la reparara, y debido al mal estado del tiempo se perdió y aterrizó de emergencia en una zona fronteriza  de Nicaragua”, señaló.

El mexicano aterrizó en un potrero de la finca de Cañas Gordas, que se localiza entre los kilómetros 132 y 134 de la Carretera Panamericana Sur, y en medio de la oscuridad de la zona dejó abandonada la avioneta y pasó la noche en Rivas. Al día siguiente, cuando trató de salir del país por el puesto fronterizo de Peñas Blancas, le ofreció US$2,000 a un oficial de la Policía que lo interceptó para requisarlo, y por eso lo acusaron de cohecho.

Producto de la acusación, la exjueza de Juicio, Ivette Toruño, lo condenó el 26 de agosto de 2010, a tres años de cárcel y a 300 días de multa, y le decomisó US$7,080 y C$1,010, pero no ordenó el decomiso de la avioneta, “porque no fue objeto del proceso, ni consta que en ella se haya cometido ningún delito o que haya sido adquirida como efecto de algún delito”, detalla la sentencia condenatoria.