•  |
  •  |

Desde horas muy tempranas de la mañana de ayer, un grupo de voluntarios del programa “Techo para mi país”, que fueron desalojados por la fuerza la noche del sábado, por supuestos miembros de la Juventud Sandinista, regresaron a trabajar ·como hormigas para cumplir con la meta propuesta: levantar 20 casas en el sector del barrio 30 de Mayo, antes de este martes 3 de abril.

Ana Lucía Álvarez, Directora Social del Programa “Un Techo para mi País”, explicó a EL NUEVO DIARIO que con dos meses de anticipación, se coordinaron con las autoridades del Ministerio de Educación para utilizar las instalaciones de los colegios “Salomón Ibarra” y “Filemón Rivera” como bases logísticas, para acomodar a unos 100 voluntarios que se propusieron levantar 40 viviendas antes de concluir la Semana Santa, en los barrios 30 de Mayo y Milagro de Dios.

Sin embargo, el sábado 31 de marzo, al caer la tarde, supuestos miembros de la Juventud Sandinista y trabajadores del Ministerio de Salud llegaron a desalojarlos de las instalaciones de ambos colegios públicos, con la excusa de que había una plaga de chinches y que serían fumigados. No obstante, solo en el caso del colegio “Salomón Ibarra”, los casi 90 voluntarios fueron desalojados con lujo de violencia.

Según relataron algunos vecinos del lugar a EL NUEVO DIARIO, los voluntarios de “Un Techo para mi país” fueron agredidos hasta con piedras, y prácticamente escaparon de ser asaltados por delincuentes del barrio. En el caso de ellos, la organización social optó por trasladarlos y ubicarlos en su sede central, donde durmieron para continuar ayer y hoy levantando las casas.
Ayer, EL NUEVO DIARIO llegó al colegio “Salomón Ibarra”, y no encontró a ningún representante del Minsa ni de la Juventud Sandinista realizando la fumigación señalada.

Álvarez destacó que vienen trabajando y coordinando en conjunto con las autoridades de Educación desde hace tres años, pero es la primera vez que ocurre un incidente violento como este.

Antes del martes 3 de abril, la organización tiene previsto levantar un total de 40 viviendas sociales en los barrios 30 de Mayo y Milagro de Dios, y, a la vez, 45 casas más en otros barrios de Managua y de Chinandega. En total serán 85 viviendas construidas antes de concluir la Semana Santa, gracias a la participación beligerante de unos 400 voluntarios.

“La construcción de una vivienda dura tres días, teníamos que terminar el lunes por la noche, pero por los sucesos ocurridos, tuvimos un retraso”, expresó Álvarez, quien estimó que concluirán hoy, lunes 2, en horas de la tarde o de la noche.