•   Tomado de Confidencial  |
  •  |
  •  |

Henry Aquiles Fariñas permaneció solitario este viernes en una celda de la Dirección de Auxilio Judicial, DAJ, en Managua, mientras a las siete de la noche, agentes de la Dirección de Investigaciones Económicas, DIE, entraron y salieron en varias ocasiones cargando computadoras y documentos del Club nocturno Elite, al que los investigadores asocian con las andanzas del empresario nicaragüense.

El viernes fue un día largo para Fariñas, detenido el jueves en el Aeropuerto Internacional de Managua cuando se disponía a viajar a Panamá.

Fariñas pasó de víctima en Guatemala, sobreviviente del atentado en que murió el cantante argentino Facundo Cabral, a convertirse en investigado por “actividades ilícitas”, tras la orden del Ministerio Público de Nicaragua.

La Secretaria Ejecutiva de la Fiscalía, la doctora Delia Rosales, confirmó la semana pasada que la investigación era dirigida contra Alejandro Jiménez, “El Palidejo”, quien ordenó asesinar a Fariñas en el atentado en que murió Cabral.

Además del Club Elite, ubicado en Carretera a Masaya, la Policía Nacional se incautó con una cantidad no precisada de dólares en una mansión en Serranías, carretera sur, que Fariñas compró al señor Alejandro Lainez.

“No sé nada de él”, aseguró espantado Lainez cuando se le consultó por teléfono sobre su relación con el investigado. Apagó su celular. En Serranías la reacción es similar. Muy pocos se atreven a hablar de Fariñas, mientras la jefatura policial se mantuvo en el más absoluto hermetismo.

El comisionado general Francisco Díaz, Subdirector de la Policía, confirmó únicamente la detención, y pidió paciencia para no entorpecer las investigaciones. En la propiedad de carretera sur, las autoridades encontraron un BMW y una motocicleta Harley Davidson, pero vecinos confirmaron que además el empresario tenía una Hummer.

Los allanamientos se han extendido a una casa humilde en Jardines de Veracruz (donde lo conocieron como un humilde muchacho cuando era joven), otra en un condominio en Las Colinas, y una más en Carretera a Masaya, a la altura del kilómetro 19. Propiedades que estaban a nombre del investigado o de algunos de sus familiares, entre ellos un hermano.

“Como se ha empezado a hablar de la posibilidad de extradición de ‘El Palidejo’, creo que no se quiere ir solo, y ya empezó a decir todo lo que sabe de Fariñas, es lo que uno puede leer en toda esta historia. Antes no se tenía ninguna prueba contra Fariñas, y quizá por eso ahora ya se estén metiendo de lleno a la investigación. Lo que se maneja en ese mundo del narco es que Fariñas se le fue arriba con un negocio, y por eso ordenó el atentado en el que murió Cabral. No es tal que se resistió a no vender los clubes nocturnos”, sostuvo un alto jefe policial en retiro al analizar el caso.

El experto explicó que Fariñas ya estaba en la mira de las autoridades desde hace años, pero no había pruebas contundentes en su contra, además el indiciado contaba con amistades poderosas y públicas en la misma institución del orden.

“Fariñas es un tipo bien relacionado en Nicaragua. ‘El Palidejo’ en una etapa de su vida criminal, se movilizó entre León y Managua. Ahí es donde debe haber sacado su cédula nicaragüense. Sacar el documento es fácil: o lo hacen a través de una reposición de partida de nacimiento y llevan dos testigos, o a través de un contacto en el Consejo Supremo Electoral”, añadió.

La detención de Fariñas ocurre 19 días después que fue capturado Alejandro Jiménez en Colombia, una historia que une, además, el atentado del 9 de julio de 2011, cuando el mundo se impactó con el crimen en que resultó víctima el cantautor argentino.

 

Leer más en Confidencial