•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

El Gobierno de Nicaragua busca hoy frenar el avance de un derrame de petróleo en una playa ubicada cerca de Puerto Sandino, en el Océano Pacífico, mediante la instalación de barreras flotantes en el balneario Playa Azul, donde se prohibió temporalmente el ingreso de turistas.

El viceministro nicaragüense del Ambiente y Recursos Naturales (Marena), Roberto Araquistáin, señaló en una rueda de prensa que han colocado barreras flotantes en el balneario Playa Azul, donde se produjo el derrame y cuya cantidad no ha sido precisada, con el fin de detener su avance y evitar una mayor contaminación ambiental.

Aseguró que en esa labor de limpieza participan expertos de la empresa mixta petrolera Alba de Nicaragua S.A. (Albanisa), que se encarga de suministrar combustible; y de la compañía responsable Puma Energy; así como ambientalistas ligados al Gobierno.

El funcionario explicó que el accidente, ocurrido hace dos días, se produjo cuando Puma Energy, subsidiaria de la holandesa Trafigura Beheer BV y a cargo del refinado, distribución y comercialización de petróleo en Nicaragua, bombeaba a través de un oleoducto crudo hacia una embarcación anclada a 1,5 kilómetros mar adentro.

El derrame ocurrió en el mismo sector donde hace cinco años fue colocada la piedra fundacional de una refinería, financiada por Venezuela y bautizada como El Supremo Sueño de Bolívar, en la comunidad de Puerto Sandino, municipio de Nagarote y a 90 kilómetros al oeste de Managua.

"Hasta el momento hemos logrado identificar una fuente de contaminación. Seguimos buscando otras y se ha logrado detener el avance de esta sustancia", sostuvo el viceministro del Marena.

Araquistáin dijo que han logrado "contener" el avance del derrame de crudo a través de barreras flotantes y se ha suspendido el acceso de los turistas a la playa.

Una vez retenido el material flotante, es succionado con bombas especiales y luego depositado en un "sitio seguro", agregó.

Asimismo, el funcionario dijo que ha creado una comisión técnica para evaluar el daño ambiental y determinar la responsabilidad administrativa.

La compañía Puma Energy, que suministra, almacena y transporta productos derivados del petróleo en Nicaragua, no se ha pronunciado sobre ese derrame.