•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Finalmente suena el silbato. Por casi 20 minutos, siete pequeñas embarcaciones, pintadas para la ocasión, han estado moviéndose al vaivén de las olas del lago Xolotlán, esperando la señal para zarpar. Su particularidad: tienen como capitán a una mujer.

A la orilla de la playa del lago que baña el municipio de Mateare, se han congregado cientos de personas, entre pobladores y visitantes. La agenda del domingo reservó para ellos unas peculiares competencias de bote a remo.

La jornada arrancó a eso de las 9:00 am. Según los organizadores, el evento cumplió con las expectativas de superar las siete ediciones pasadas.

El reloj ya marcaba las 12 del medio día y la concurrencia estaba “prendida” al son de chicheros, mientras por altavoz se anunciaba que estaba todo listo para el hit de mujeres del  Octavo Torneo de Lancha a Remo. Una de las competencias más esperadas, probablemente porque muchos, alimentados por el machismo, poco crédito otorgaban a las destrezas de las mujeres en tan pesado desafío.

Suena el silbato y…

Suena el silbato y salen apuradas las damas.  Los chicheros tocan más fuerte, y aun en medio del bullicio se comienzan a escuchar las mofas por el choque “múltiple” del primer minuto que al final le dio la ventaja a Socorro Montes, que discretamente se había ubicado en el extremo izquierdo, y fue de las pocas que a la salida no encontró obstáculo y pudo con mucha destreza cumplir el trayecto definido.

“Esa mujer mañana no se levanta, viene en las últimas… mañana ni se va a poder peinar. Mirala, ya no aguanta”, comentaban un par de hombres mientras la muchacha alcanzaba la meta, y con la poca energía que le dejó haber hecho el recorrido “a toda máquina”,  levantaba los brazos y celebraba su victoria.

En Mateare este es el evento por el que la mayoría espera, año con año, en tiempo de Semana Santa. Cada domingo de pascua los lugareños que viven de la pesca artesanal en el lago Xolotlán, utilizan “su machete” para competir en esas aguas en las que diariamente se introducen en busca del “pan”.

Este año, según Enrique José Meza Picado, miembro del comité organizador, participaron 15 lanchas que fueron organizadas en cuatro hits. Los dos primeros lugares de cada uno midieron sus habilidades en una última ronda donde se escogieron los cinco primeros lugares.  Su recompensa, además del día de algarabía, fue dinero y bicicletas, entre otros artículos.