•  |
  •  |

Lo que de largo parecía una feria o la entrada un balneario abarrotado de veraneantes en el  empalme de Santa Rita, que une la Carretera Vieja Managua-León con la que conduce hacia Masachapa y Pochomil, resultó ser un campamento de culto y alabanza a Jesucristo, cuya pasión,  muerte y resurrección fue conmemorada por los cristianos durante la Semana Mayor.

Miércoles, Jueves y Viernes Santos, --alrededor de 5,000 fieles que se congregan en las 255 iglesias que conforman la Convención de las Iglesias Apostólicas Unidas, celebraron la Semana Santa en el “Campamento Nacional Jerusalén”, ubicado en el lugar antes citado.

Los tres días de alabanza al redentor de la humanidad se celebraron con círculos de oración, cultos, bautizos y bodas, afirmó Efraín Murillo, Secretario de la Asociación de las Iglesias Apostólicas de Nicaragua.

“Aquí hay hermanos de toda Nicaragua y hasta una delegación de Costa Rica”, afirmó Murillo, agregando que esta es la ocasión número 36 en que los miembros de esa denominación religiosa se dan cita en el referido campamento.

La jornada religiosa que inició el Miércoles Santo y concluyó el Sábado de Gloria en la madrugada, convirtió la entrada al sitio en un pequeño mercado, pues algunos comerciantes instalaron sus caramancheles, para ofrecer fritangas, frutas de la época, refrescos, ropa y hasta discos compactos con música cristiana.

A lo interno del campamento, sobresalía un toldo donde se vendían biblias y portabiblias, e improvisadas champas donde pernoctaron los asistentes a la actividad religiosa.

“La primera vez que estuvimos hace más de 30 años solo éramos 300 personas, ahora somos 7,000”, expresó Murillo,  indicando que ahora la propiedad cuenta con dos pozos con sus respectivas bombas para abastecer de agua durante los tres días a los asistentes al retiro.

Una de las principales actividades aconteció la tarde del Jueves Santo, cuando 10 parejas se casaron, previa advertencia del pastor de que al darse el sí ante el altar de Dios es para toda la vida.