•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Fuertes calores, vientos, lluvias y hasta granizo fueron parte de las experiencias que tuvieron con el clima los nicaragüenses en la Semana Santa concluida ayer.

El martes 3 de abril fue el día más caliente, cuando la capital registró una temperatura de 36.8 grados Celsius,  pero un día después el tiempo sorprendió con un fuerte aguacero.

Después de la capital, Masaya, con 35.8 grados Celsius, que sobrepasó por una décima la norma histórica que ha sido de 35.7, fue el segundo lugar más caliente, sin embargo, estas altas temperaturas son consideradas como “algo normal”.

No obstante, para las próximas horas las máximas temperaturas mantendrán el tiempo caluroso por la noche y durante el día, señaló la meteoróloga  de turno del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales, Ineter, Martha Castillo, debido a que prevalece la periferia del anticiclón marítimo.

“Nosotros siempre damos un estimado de que las temperaturas oscilan entre los 35 y los 37 grados para las zonas occidental y central del Pacífico. El resto de las estaciones no han sobrepasado la norma histórica”, señaló Castillo.

El detonante para la lluvia

Las máximas temperaturas, la debilitación de los vientos y la densa humedad que se mantuvo en el ambiente, según la experta, finalmente abrieron paso al aguacero del miércoles 4 de abril.

El mayor acumulado de las precipitaciones del miércoles pasado fue en Managua. La estación del Colegio Americano registró 41.6 milímetros, seguido de León con 28.5, Condega con 18.9 y San Carlos con 12.0. Las estaciones de la zona occidental registraron poca actividad lluviosa.

“Es algo que se dio repentinamente, sin embargo, nosotros en los pronósticos que elaboramos ya hablábamos de un sistema de (un eje de) vaguada que se movía por el noroccidente del país, que traía mucha humedad, y que se había observado que en Guatemala, en El Salvador y en Honduras se habían presentado chubascos y tormentas eléctricas”, dijo la meteoróloga.

Pero este fenómeno provocó que en ciudades como Estelí cayera granizo, algo que según la experta del Ineter es propicio cuando se suman estos componentes climatológicos.

Efectos de la lluvia

La lluvia afectó en Managua 31 barrios, hubo 122 viviendas anegadas y 600 personas afectadas directamente, según un recuento de la Alcaldía de Managua.

“No lo esperábamos. Realmente hubo mucha tormenta eléctrica. Nunca podemos confiarnos y siempre debemos estar atentos, debemos tomar las medidas recomendaciones”, dijo a una radio local el secretario general de la comuna capitalina, Fidel Moreno.

En algunas calles y barrios de la capital hubo caídas de árboles, y afectaciones en algunos de los 47 proyectos que ejecuta en la actualidad la comuna, destacó Moreno.

“El cauce ‘31 de Diciembre’ es la obra más grande, y teníamos preocupación porque había maquinaria, sin embargo, logramos retirarla. Seguramente (el traslado) va a retrasar de alguna manera los tiempos para completar las obras, pero tampoco estamos hablando de atrasos mayores”, reconoció el funcionario de la comuna.

Moreno destacó que la Alcaldía de Managua ya había concluido la limpieza en los cauces de la capital, y que avanzaban en una segunda ronda. Insistió  en que brindarán apoyo a las familias que lo demanden.