•   Tipitapa, Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los reos que ocupan las celdas preventivas de Tipitapa, del Distrito Seis y de Bluefields, viven una situación de hacinamiento, además de condiciones higiénicas que hacen peligrar la salud de los allí detenidos.    

Tal afirmación la destacan tanto Elena López, Procuradora Especial de Cárceles, como Pablo Cuevas, Asesor Legal de la Comisión Permanente de Derechos Humanos, CPDH, instancia --esta última—que basa su denuncia en la última visita realizada en los centros preventivos.  

Cuevas señala que la sobrepoblación es un problema tanto del Sistema Penitenciario como de las celdas preventivas en las estaciones policiales, y recordó el último problema en las atestadas cárceles preventivas de Rivas, donde siete privados de libertad burlaron la seguridad policial y se fugaron la madrugada del martes 3 de abril.

Ni para dar la vuelta
Indicó que en las celdas preventivas de Tipitapa hay hasta ocho detenidos en celdas de tres metros por dos, sin camastros, con una abertura de medio metro donde apenas entran aire y luz. También hay problemas de agua potable, y para limpiar el servicio higiénico les pasan un balde de agua una vez al día.

Igualmente, hay problemas graves en el Distrito Seis, pues en una celda para un máximo de ocho personas, hay hasta 18 detenidos. Uno de ellos aseguró que tenía una semana ahí, y solo pudo bañarse una vez usando una botella de agua. Mientras tanto, la alimentación --dos veces al día-- es un amasijo de tallarines con arroz.

“Se están creando leyes más estrictas, pero estas no están acordes con los presupuestos destinados a la Policía ni al Ministerio de Gobernación, encargado del Sistema Penitenciario. Por ejemplo, un avance es el encarcelamiento de hombres acusados por violencia intrafamiliar en casos graves, pero nadie pensó en ampliar las cárceles preventivas”, dijo Cuevas.

Faltan funcionarios
Remarcó que, igual, los funcionarios del SPN y de las estaciones policiales siguen siendo insuficientes y se les afecta laboralmente. Indicó que en los juzgados ha conocido de varios casos, y uno de ellos es que uno de los guardas terminó su turno a las 8 de la mañana, pero le ordenaron custodiar a un detenido durante su juicio. Eran las 11 de la mañana y continuaba esperando que se iniciara el juicio. Para colmo, aseguró que no les entregan viáticos para almuerzo.

“No dudo que eso contribuya al maltrato que luego sufren los detenidos, y las denuncias de maltrato siguen aumentando. El año pasado, de enero a abril, se reportaron en la CPDH diez casos; en este mismo período, pero en 2012, la cantidad es de 18 denuncias, o sea que se incrementó en un 80%.

La procuradora López destacó que por las malas condiciones de trabajo los funcionarios de la Policía y de las penitenciarías sufren estrés carcelario, “pues su trabajo también es estar encerrado, aunque custodiando”.

Condiciones más humanas
“El gobierno tiene toda la disposición para brindar condiciones más humanas a los privados de libertad, y hace esfuerzos por mejorar, pero existen serias limitantes presupuestarias. Con lo que hay, con eso se trabaja”, explica la procuradora López.  

En varias ocasiones, EL NUEVO DIARIO ha solicitado entrevistas al Ministerio de Gobernación para abordar el tema de los problemas del sistema penitenciario, sin embargo, siguen sin responder los correos con las solicitudes que piden se les envíen.