•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El Fondo Monetario Internacional, FMI, sugirió a los gobiernos del mundo “elevar la edad de jubilación”, así como recortar las prestaciones públicas futuras.

“El riesgo ligado a la longevidad es un tema que exige más atención y ha sido subestimado (...) Una reforma esencial es permitir que la edad de jubilación aumente a la par que la longevidad esperada”., indica el FMI en uno de los capítulos de su Informe sobre Estabilidad Financiera Global, que será divulgado la próxima semana en el marco de sus encuentros de primavera, programados del 20 al 22 de abril en la capital estadounidense.

El economista del Fondo y coordinador del estudio, Erik Oppers, explicó en rueda de prensa que “los países deben elevar la edad de jubilación”, como parte de un “proceso dinámico y automático”.

De este modo, aseguró, se eliminaría la “dificultad política” para los gobiernos de negociar con cada subida que se produzca en la esperanza de vida.

En Nicaragua existe una propuesta gubernamental de reforma al sistema del Seguro Social, que incluye incrementar la edad de jubilación a 65 años, y duplicar a 1,500 el número de cotizaciones para tener derecho a una pensión.

Riesgos financieros ligados a la esperanza de vida
Si el promedio de vida aumentara para 2050 tres años más de lo previsto hoy, los costos de envejecimiento crecerían un 50%, señala el reporte, que analiza los riesgos financieros ligados al aumento de la esperanza de vida en el mundo. El FMI sitúa la suma total de estos costes adicionales “en decenas de billones de dólares”.

El Fondo advierte de que muchos de los datos con los que trabajan los gobiernos “subestiman” el ritmo de crecimiento actual de la longevidad mundial, y se utilizan previsiones anticuadas, por lo que sus cálculos contemplan menos gastos de los reales.

En ese sentido, el economista Mario Arana, exministro de Fomento e Industria y expresidente del Banco Central de Nicaragua, sostiene que debido a los cambios en el mundo de la medicina y en los hábitos de las personas, se está prolongando la edad productiva de la gente.

“Actualmente se está poniendo mucha presión en los fondos de pensiones, y cada vez más pensionados dependen de un grupo de personas jóvenes que están trabajando, y esto debe de cambiar”, sostiene el economista.

Arana explica que el gobierno y el sector privado deben trabajar en la “formalización de la mano de obra”, para que contribuya positivamente.  Aunque sostiene que el ajuste a la edad de retiro de los pensionados debería realizarse gradualmente.

Red de Adultos Mayores rechaza sugerencia
El presidente de la Red de Adultos Mayores de Nicaragua, Donald Castillo, valoró al respecto que  no es viable la indicación del FMI.

“¿Cómo van a hacer para saber hasta dónde vas a llegar en la edad? Me parece ilógico que lo estén recomendando y lo rechazamos.

Además, no hay estadísticas fiables. En Nicaragua los datos no son fiables”, recalcó.

Castillo mencionó que hay que retomar el caso de Francia.  “En ese país europeo,  por ejemplo, estaban queriendo imponer la jubilación a los 65 años, y la gente no lo permitió, protestó,  entonces no podemos permitir que en Nicaragua quieran hacer lo mismo”, planteó.

Entre tanto  el ex vicesuperintendente de Pensiones, Cairo Amador, refirió que cualquier medida de esa naturaleza amerita consenso.

“Para que funcione debe involucrarse  a todos los sectores, lo digo por experiencia. Por otra parte, debe ser una medida real, y una medida real  para mí debe considerar una jubilación a los 62 años como máximo”, manifestó.

Por su parte, el presidente de la Comisión económica de la Asamblea Nacional, AN, Wálmaro Gutiérrez, sostiene que la decisión del gobierno es que cualquier decisión que se tome con respecto a las pensiones debe contar con el aval y consenso mayoritario de la sociedad.

“Antes de respaldar cualquier ajuste al sistema de seguridad social, tenemos que llegar a un consenso, lo que creemos es que debemos consensuar con todos los sectores”, indicó.

El parlamentario sandinista manifestó que escucharán los diferentes puntos de vista, inclusive los del FMI.