• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Son 5,816 denuncias por violencia intrafamiliar y sexual, las reportadas en el primer trimestre de 2012, donde los datos oficiales destacan que cuentan 11 femicidios, aunque el observatorio de medios de la Red de Mujeres contra la Violencia, RMCV, señala que son 23 las mujeres asesinadas.

Luz Marina Torres, en representación de la RMCV, dijo que muchas de las muertes no son reportadas a las autoridades por ocurrir en zonas rurales alejadas, sin embargo, algunas de las organizaciones de le Red confirman tales sucesos. De los victimarios, solo ocho están detenidos, dos se dieron a la fuga y otro se suicidó.

“En el caso de las denuncias de Violencia Intrafamiliar y Sexual, aunque las cifras se vienen elevando desde 2006, y en los últimos tres años fluctúa, la tendencia es que la violencia sigue ocurriendo de los hogares y no hay datos significativos de una baja”, alegó Torres.

Agresores tranquilos
Las estadísticas determinan que de enero a marzo de 2011 se reportaron 5,897 casos, y una mínima baja se observa en el mismo período de 2012, con 5,816, donde el 60% de los agresores regresaron sin problema a la calle, pues la agresión se les calificó como una falta, la cual no amerita ni siquiera detención.

Torres señaló que esto es peligroso para la mujer denunciante, pues atenta contra su seguridad, dado que luego de llevarlo ante la Policía, debe regresar con su agresor al hogar.

“Esto tiene una grave implicación, pues después el agresor siente impunidad y el ciclo de violencia puede continuar”, alega.

Abandono por desconfianza en justicia
De enero a marzo de 2012, las organizaciones de mujeres integrantes de la RMCV acompañaron y asesoraron a 1,326 mujeres por violencia. De ellas solo 492 pasaron a proceso judicial, 323 abandonaron el caso por desconfianza en el sistema de justicia, las reprogramaciones constantes y dificultades económicas para poder mantener el seguimiento al proceso, 511 de los casos fueron tipificados como faltas.

Alegó que grandes avances legales se han tenido con la aprobación de leyes a favor de la mujer, pero estas no siempre funcionan, principalmente porque aún no se ha “deconstruido” el viejo sistema patriarcal en la sociedad, en el Estado y en la Iglesia. “Por tanto, aunque se implemente la nueva Ley Integral contra la Violencia hacia la Mujer, si no se cambia ese sistema las cosas
seguirán igual”.