• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

“¡La maté, la maté, porque me voy a morir y no la podía dejar sola! ¡Ahí está en el cuarto agonizando!”, fue lo que dijo César Castillo, de 55 años, a la primera vecina que se encontró en la calle del barrio Nueva Libia, ayer, cuando apenas empezaba a amanecer.

El sospechoso, quien según sus familiares padece trastornos mentales, revelaron que este no estaba tomando sus medicinas, lo que pudo detonar el crimen.

“Cuando entré a la habitación encontré a Jessica sobre su cama toda ensangrentada, con las manos sobre el abdomen, tenía dos heridas: una en el cuello y otra en la frente”, manifestó a EL NUEVO DIARIO una testigo que pidió el anonimato.

La víctima, Jessica Castillo Valle, estuvo en este mundo por 23 años, y su existencia fue toda una tragedia: era no vidente y tenía problemas mentales, razón por la que su madre la “regaló” desde pequeña.

La abuela paterna --quien ayer cumplió cinco años de fallecida-- crió a Jessica desde que tenía un mes de nacida, pero cuando ella falleció quedó bajo la tutela de su tío César Castillo.

Vecinos escucharon gritos, pero no les resultó extraño
Los vecinos, consternados y extrañados por el suceso, dijeron que nunca oyeron discusión alguna entre tío y sobrina, pero la madruga de este viernes sí escucharon gritos.

“Pensé que era por los dolores de cabeza que a veces le daban a la muchacha, nunca imaginé que se trataba de un crimen, porque todos los domingos los miraba pasar a misa, también él la llevaba (cada diciembre) a La Gritería y a las posadas, porque a ella le gustaba ir”, señaló otra vecina, quien también pidió que no revelaran su identidad.

Los peritos e investigadores del Distrito Cuatro de Policía se hicieron presentes al lugar del crimen, e investigan el parricidio. Al lugar se presentaron el médico forense Walter Cuadra y los técnicos, para trasladar el cuerpo de la joven al Instituto de Medicina Legal.

César Castillo tenía el rostro aruñado, porque probablemente la víctima se defendió. Fue trasladado a las celdas preventivas de la Cuarta Delegación y mañana será llevado ante el juez para que responda por el delito.

Estuvo internado en el Psiquiátrico
Mayra Castillo, de 33 años, progenitora de Jessica Castillo, al igual que su hija, fue entregada cuando apenas tenía un mes de nacida, reveló el abuelo de la fallecida, Félix Castillo.

“La mamá (de Mayra) es originaria de Siuna, y a los pocos días de nacida me la entregó y yo me la traje para Managua, por eso mi madre las crió a ella y a su hija (Jessica Castillo)”, apuntó.

Mayra Castillo vive en Panamá, donde tiene familia y ha procreado tres hijos más, pero según Félix Castillo, ella siempre estaba pendiente de su hija y le mandaba una ayuda económica, como también lo hacían para César Castillo, quien padece de problemas mentales y no estaba apto para trabajar.

“Hace unos cinco años él estuvo internado en el Hospital Psiquiátrico, pero descontinuó el tratamiento, y tal vez eso pudo influir un poco (en lo ocurrido)”, manifestó don Félix, quien anunció que dejará que el proceso investigativo y judicial siga su curso.