•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

La Asamblea Nacional (parlamento) de Nicaragua ratificó hoy por unanimidad la adhesión de este país a la enmienda al artículo XXI del convenio sobre Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre (Cites).

Esa enmienda, aprobada desde 1983, permite a la Unión Europea o a cualquier otra organización internacional de integración económica participar como miembro de la Cites, que antes solo admitía como parte a los Estados a título individual.

La Cites, con 175 miembros, está en vigor desde 1975 y "regula el comercio internacional de especies amenazadas" ya sea como especímenes vivos, abrigos de piel o hierbas disecadas.

Desde 1977 Nicaragua forma parte de ese organismo mundial, que protege a más de 30.000 especies de animales y plantas mediante un sistema de permisos que aprueba el comercio cuando se considera sostenible y lo prohíbe en casos de peligro de extinción.

Con el comercio de esas especies se producen, entre otros, artículos de cuero de animales exóticos, instrumentos musicales fabricados con madera, artículos para el recuerdo de turistas y medicinas.

Según la Cites, el comercio internacional de animales silvestres afecta a millones de especies y genera miles de millones de dólares en todo el mundo.

"Gracias a sus potentes mecanismos de regulación del comercio (de la flora y la fauna), la Cites se considera uno de los más importantes instrumentos de protección del derecho internacional", señala la enmienda ratificada este martes por el Parlamento nicaragüense.

Nicaragua, ubicado en el corazón de Centroamérica y rico en flora, fauna y con reservas boscosas grandes como Bosawas, Indio Maíz, Cerro Silva y Wawashan, posee cerca del 13 % de la biodiversidad mundial, según fuentes oficiales.