•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

De nada sirven los buses con rampas hidráulicas para personas con discapacidad motora ni los US$69,000 desembolsados por unidad, si los conductores de las mismas no tienen voluntad de utilizarlas ni las paradas de buses prestan las acondiciones, señalaron representantes de organizaciones de personas con discapacidad.

Los discapacitados expresaron su demanda durante la firma de un convenio de colaboración con la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos, PDDH.

Pedro Guerrero, Presidente de la Federación Nicaragüense de Asociaciones de Personas con Discapacidad Físico-Motora, Adifim, señaló que los problemas se dan permanentemente en las unidades de buses.

Destacó que el mayor problema son los buseros, por lo cual están en pláticas con los presidentes de cooperativas, para ver cómo pueden solucionar la situación.

Agregó que ha visto que ocurren tres situaciones: la primera, que los conductores no saben cómo manejar el sistema hidráulico; la segunda, porque --dicen los conductores-- el sistema está dañado, y, la tercera excusa es que no tienen voluntad de esperar a la persona discapacitada y por eso se detienen más adelante.

“Esto no se puede seguir dando. La mayoría de los discapacitados de Managua no trabajamos, dependemos de una pensión, y por fuerza terminamos abordando un taxi que hace cobros exagerados”, dijo.

Señaló, además, que en el caso de la habilitación de las paradas de buses, se está trabajando con la Alcaldía de Managua.

Recorrido en paradas y buses
La procuradora especial para las personas con discapacidad, Rosa Salgado, señaló que esta semana se comenzó a habilitar una comisión compuesta por representantes de la PDDH, de la Dirección de Urbanismo de la Alcaldía de Managua, del Ministerio de Transporte e Infraestructura, de las cooperativas y de las organizaciones de discapacitados, para analizar la situación en las paradas de buses y en las unidades de transporte.

El procurador de los Derechos Humanos, Omar Cabezas, destacó que, por desgracia, se dieron estas unidades de transporte a los mismos conductores que destruyeron las anteriores.

Indicó que estas unidades son prácticamente nuevas, pero ya están muy maltratadas, e incluso los cinturones especiales destinados a las personas con discapacidad, fueron arrancados.

La PDDH firmó un convenio de apoyo con Adifim, con la Federación Nicaragüense de Asociaciones de Personas con Discapacidad, Feconori, y con la Organización de Revolucionarios Discapacitados “Ernesto Che Guevara”, ORD, para trabajar en pro de este sector social.