•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La tasa de crecimiento interanual de los afiliados del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, INSS, alcanzó un 9.4% entre febrero de 2011 y febrero de 2012. En cifras absolutas, equivale a 53,000 nuevos trabajadores en el período descrito, hecho que para expertos en el tema es “insuficiente”.

Entre tanto, el salario real de los asegurados bajó. En febrero de 2011 era de C$1,437.5, mientras que en febrero de este año disminuyó hasta C$1,422.3, según cifras del Banco Central de Nicaragua, BCN.

Para el economista René Vallecillo, ese crecimiento es pequeño, “porque anualmente 100,000 nuevas personas se integran a la Población Económicamente Activa, PEA”.

Según el especialista, lo ideal sería que el INSS absorbiera esos 100,000 nuevos trabajadores que se integran a la PEA y 20,000 más para ir bajando los niveles de empleo informal y de desempleo abierto.

Los datos divulgados por el Banco Central de Nicaragua, BCN, precisan que el número de afiliados al Seguro Social llegó a 612,800 en febrero pasado, frente a los 559,900 de febrero de 2010. Durante los primeros dos meses del presente año, los afiliados aumentaron en 16,500.

A juicio de Vallecillo, estos datos muestran una aceleración del crecimiento del empleo formal, sin embargo, también sostiene que no está en correspondencia con el crecimiento económico del país y con las necesidades de empleo.

Seguridad social no cubre ni al 20% de la PEA
Para el catedrático y experto en este tema, Manuel Ruiz, este aumento es insignificante si se echa un vistazo al panorama regional, pues la cobertura del Seguro Social en  Nicaragua es muy deficitaria y apenas alcanza un 19% de la PEA.

“De una población de 2 millones de trabajadores, el seguro social apenas llega a 560,000 asegurados, mientras que Costa Rica tiene el 70% y Panamá igual, entonces 5,000 o 3,000 asegurados en un tiempo X es irrelevante, pues el seguro social sigue teniendo una cobertura de las más bajas de América Latina. Eso es lo que para mí es preocupante”, añadió Ruiz.

Cosep: Hay más empleos
José Adán Aguerri, Presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, atribuye ese crecimiento a una mezcla de varios factores, que van desde el aumento del empleo en el país, hasta la inclusión de empleados en el Seguro Social que antes estaban en la informalidad.

“Por supuesto que hay aumento en el empleo del país, aunque no significa que el 100% sea en nuevos puestos de trabajo, y una parte de esos incrementos están relacionados con ese esfuerzo que se viene dando de parte del Seguro Social para que gente que tiene empresas y que no está en la formalidad, pues se inscriban”, dijo Aguerri.

El representante del sector empresarial privado en el país enfatizó que esa tendencia positiva significa que los niveles de empleos en el sector informal van disminuyendo, y van dando lugar a más plazas que están en la formalidad.

Incluir a otros segmentos
Ruiz aseguró que el Estado debe crear políticas que contribuyan a un rápido crecimiento de las personas que cotizan en el INSS.

Segmentos como el gremio de los taxistas, domésticas y trabajadores del campo, representan un importante número que de ser incluidos en el seguro social aumentarían el techo de cotizantes.

“Es media gota en el desierto, no se evalúa el seguro social por esa transitoriedad que si son poquitos o son más, es globalmente. ¿Cuál es la cobertura del seguro social?, 19%, lo que significa que hay más de un millón 500,000 trabajadores que no están cotizando a la seguridad social. Ese es el asunto”, enfatizó el experto.

Recordó que a los trabajadores del campo que se afiliaron a la seguridad social en la década de los 80, “se les abandonó en los años 90”. “Nicaragua es un país eminentemente agrícola, pero se dejó de cotizar a estos trabajadores”, dijo.

El segundo grupo, agregó, correspondiente a los taxistas, cotizaron en el año 79, pero de igual forma, posteriormente, fueron “abandonados”. En tanto, para las domésticas existía, inclusive, un decreto del año 79, pero similarmente fueron excluidas.

“Tenemos que ser más atractivos y debemos generar más confianza para que el trabajador demande su afiliación, porque en la medida que cotiza, puede asegurar su pensión”, añadió Ruiz.

El economista Vallecillo señaló que en términos interanuales, la recuperación del empleo formal refleja una tasa de crecimiento del 9.4%, pero aun por debajo de las tasas de hasta el 10.7% logradas en 2005, según los datos del BCN.

“Me preocupa, porque alrededor de 100,000 personas ingresan cada año a la PEA, y solo estamos creando 53,000 empleos formales, es decir, que estamos empleando a la mitad de los trabajadores. Esto demuestra que no estamos solucionando el problema del empleo por la vía formal, sino en el mercado informal del trabajo”, indicó el economista.

 “La informalidad tiene un premio, que es lo que dejan de pagar a las instituciones del Estado, y el trabajador se beneficia porque no le quitan su cotización, pero también pierde la posibilidad de tener una jubilación y acceso a los servicios médicos a que tiene derecho como trabajador asegurado”, explicó Vallecillo.

Los sectores que muestran un mayor dinamismo en el ritmo de crecimiento del empleo que generan, medido por el aumento en el número de afiliados al INSS, y en que también coincide con el crecimiento que muestran en el Índice Mensual de Actividad Económica, IMAE, son la minería, la industria manufacturera, la energía, la construcción y el comercio.