•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Mirna Cunningham Kain, Presidenta del Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas de la Organización de Naciones Unidas, ONU, denunció que en las comunidades de Río Coco, fronterizas con Honduras, los narcotraficantes están comprando niñas y adolescentes por US$2,000, a quienes se llevan, y cuyo paradero luego se desconoce, por lo cual, no se sabe si son utilizadas como esclavas sexuales o si son objeto de tráfico humano.

“Se están documentando casos de niñas desde los diez a los quince años. Ellas están siendo vendidas a narcotraficantes por sumas que llegan a US$2,000. No hay número de casos, pero hay denuncias de las organizaciones de mujeres en la zona, lo que es preocupante. Se llevan a las niñas y esto tiene que ver con la trata de personas, que cada vez más se viene denunciando en Nicaragua, pero de las comunidades aisladas hay poca información”, dijo Cunningham.

La representante para cuestiones indígenas de la ONU mencionó que la narcoactividad ha aumentado, principalmente, en las comunidades de Río Coco Arriba, donde la práctica ancestral de matrimonios arreglados se está empleando ahora con el fin de resolver problemas económicos de la familia.
“Hasta el momento conocemos de la situación por las organizaciones de mujeres de la zona, pero no hay denuncias oficiales por temor a la violencia de los narcotraficantes por la falta de mecanismos de protección”, dijo Cunningham, quien destacó que se conoce que sus propias familias las venden, alegando su pobreza extrema.

Policía investiga
La comisionada Carmen Poveda, jefa de la Comisaría de la Mujer en la Región Autónoma del Atlántico Norte, RAAN, expresó que esta es una zona de ruta del narcotráfico, y, efectivamente, hay mucha información del problema, aunque no hay denuncias formales, sin embargo, la Policía Nacional ya recopiló información, y se está trabajando a través de sus órganos de inteligencia.

Indicó que hay mucho temor de las personas en denunciar este problema, pero ya está en agenda de las autoridades y se están desarrollando algunas acciones, entre estas la ampliación de cobertura.

“Hay muchos casos de violencia sexual en la zona. Esta es una zona fronteriza, y, por el momento, no existe presencia policial constante, siendo las delegaciones más cercanas las de Waspam y San Carlos. Lo que se hace es patrullaje en conjunto con la Naval y con el Ejército a través del río Coco”, destacó, sin embargo, agregó que resulta fácil para la narcoactividad transitar luego del paso de la patrulla acuática, en una frontera terrestre que tiene alrededor de 992 km.

La comisionada mencionó que conocen de padres que han vendido a sus hijas, alegando pobreza, pero esto no es un factor para tal transacción, disponiendo de la vida de una menor de edad indefensa. Así mismo, en otros casos, han conocido que los narcotraficantes han violado a niñas y a adolescentes.

Concejal regional: la respuesta debe ser multisectorial
Por su parte, Cinthya Miguel Down, concejal regional y miembro de la Junta Directiva del  Consejo Regional de la RAAN, destacó que están conscientes del problema, y se han reunido para contrarrestar este tipo de flagelo, pues la respuesta tiene que ser multisectorial.

“Hemos discutido sobre esto, tanto desde el Consejo Regional como con las autoridades policiales, el sistema de justicia y las organizaciones de mujeres. Esto es algo que en realidad no solo se está dando en las riberas del río Coco, sino también en otras comunidades de la RAAN”, expresó.

Remarcó que por el momento no hay suficiente presupuesto para una cobertura total policial en las comunidades. Agregó que también este debe ser un trabajo de más cercanía con las comunidades.