• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • ACAN-EFE

Los presidentes Porfirio Lobo, de Honduras, y Daniel Ortega, de Nicaragua, acordaron hoy en Managua incluir a los empresarios de Centroamérica en los debates sobre la seguridad ciudadana en la región.

El compromiso fue asumido por ambos mandatarios en la Casa de los Pueblos, en Managua, durante un encuentro con líderes empresariales, jefes policiales y representantes de organismos de integración de Centroamérica.

Los líderes empresariales y jefes policiales reunidos también en Managua advirtieron que la inseguridad que azota a Centroamérica y que la ha convertido en una de las zonas más violentas del planeta, puede impedir a la región alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

En la cita, de un día, dirigentes del sector privado y de las fuerzas de seguridad analizaron el costo monetario y humano de la situación de violencia en la región, donde viven 47,5 millones de personas, la gran mayoría en condiciones de pobreza.

"Sin erradicar la violencia y el crimen en nuestra región, será utópico pensar en alcanzar en 2015 los Objetivos de Desarrollo del Milenio", advirtió José Adán Aguerri, presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada de Nicaragua (Cosep).

En el encuentro con Ortega y Lobo, Aguerri citó datos de un informe de 2011 del Banco Mundial según el cual, en 2006 Centroamérica registró 14.257 asesinatos, mientras que en el mismo año España, con una población similar, contabilizó 336.

De acuerdo al mismo documento del Banco Mundial, divulgado en noviembre pasado, el índice promedio de homicidios para Centroamérica es de 35,4 por cada 100.000 habitantes, por encima de los cerca de 20 por cada 100.000 de Latinoamérica, y muy superior al 8,8 de los países con altos ingresos.

Aguerri alertó de que en la región, excluyendo a Costa Rica, la inseguridad ocasiona a los empresarios costos y pérdidas equivalentes al 3,7 % de sus ventas totales, muy por encima del 2,8 % de América Latina y el Caribe.

El crimen y la violencia cuestan a Centroamérica cerca del 8 % del producto interno bruto (PIB) regional si se incluye la seguridad de los ciudadanos, los procesos judiciales y el gasto del sistema de salud, según el Banco Mundial, continuó el dirigente empresarial.

"Si se logra reducir el 10 % de la violencia en los países donde más incidencia hay, podemos incrementar el crecimiento económico de Centroamérica en 1 %", subrayó Aguerri, para quien el tema de la seguridad ciudadana "es una responsabilidad compartida".

Los dirigentes del sector privado y de las fuerzas de seguridad acordaron establecer una alianza público-privada, con el aval del Sistema de la Integración Centroamericana (Sica), para analizar la seguridad ciudadana de la región, que contó con el respaldo de Lobo y Ortega.

El mandatario nicaragüense dio su apoyo a esa alianza público-privada e insistió en demandar a la comunidad internacional destinar recursos para implementar la Estrategia regional de Seguridad.

Ortega recordó que Centroamérica logró el compromiso de aportes financieros por valor de unos 2.000 millones de dólares, el 80 % en créditos blandos, y dijo que hasta la fecha la región ha presentado proyectos por 320 millones de dólares y actualmente sólo hay disponibles 70 millones de dólares.

El desarrollo de la estrategia de seguridad en Centroamérica, presentada al mundo en 2011 y que consta de 22 proyectos en diversas áreas, es una "responsabilidad compartida" entre los gobiernos, las fuerzas del orden, el sector privado y la comunidad, indicó, por su lado, el gobernante hondureño.

Honduras ejerce la presidencia pro témpore del Sica, que a partir de junio recaerá en Nicaragua.