• |
  • |
  • END

TEGUCIGALPA, HONDURAS
“Bueno… si Evo es el comandante cocalero, yo soy comandante llanero, Daniel es el comandante guerrillero, ¡Manuel Zelaya será entonces el comandante vaquero!”, exclamó Hugo Chávez Frías frente a miles de hondureños en la plaza de la Casa Presidencial “José Cecilio del Valle”, sellando así la adhesión de Honduras a la Alternativa Bolivariana para las Américas, ALBA.

“¡Independencia, dignidad, desarrollo integral, ese es nuestro camino! ¡Y mientras no nos liberemos de las cadenas del imperio yanqui, no habrá futuro para nuestros pueblos!”, explotó el presidente venezolano.

Sin embargo, apenas una hora antes, cuando acababa de bajar del avión que lo trasladó a Tegucigalpa, el líder de izquierda, y acérrimo enemigo de Estados Unidos, sentenció al mismo pueblo que lo recibía: “Para mí, el hondureño que se oponga al ingreso de Honduras al ALBA es un vendepatria o un ignorante”.

Chávez comentó a su llegada a la base aérea “Hernán Acosta Mejía: “Yo quiero aclarar que a los seguidores de los yanquis se les denomina pitiyanquis y vienen siendo peores que los yanquis porque son arrastrados, le lamen la mano”, agregó.

De nuevo en su discurso, retomó las críticas: “Yo no vine a meterme aquí en las cosas de Honduras. Pero yo no puedo explicarme cómo un hondureño pueda estar en contra del ingreso de Honduras al ALBA”.

Afirmó que algunos rechazan esa iniciativa porque están “al servicio del imperialismo” y otros porque la desconocen, pero “si la ignoran deberían darse a la tarea de leer” de qué se trata.

Repite los extremos peyorativos
“Y si se opone, sea quien sea --a mí no me importa nada--, es un ignorante, es un vendepatria”, reiteró Chávez.

El presidente venezolano también pidió que “apoyen a Zelaya, que es un valiente; es un presidente que está enfrentando las presiones de los yanquis y de la oligarquía”.

En su turno frente al micrófono, el presidente de Nicaragua Daniel Ortega, exaltó los beneficios que, según él, han colmado a su país con la firma del ALBA.

“Nuestro pueblo se ha visto favorecido desde el mismo momento en que Nicaragua se incorporó al ALBA, los productores agropecuarios”, aseveró.

“Todos los empresarios nicaragüenses, incluyendo los más furibundos antisandinistas, reconocen que gracias al ALBA Nicaragua terminó con los racionamientos de energía, terminó con los apagones, y ahora estamos desarrollando el comercio justo, el intercambio, la complementariedad, la solidaridad”, añadió.

“Este es un día histórico para los pueblos de América Latina y el Caribe. ¡Que viva el Alba, la unidad de los pueblos, la unidad centroamericana”, exclamó Ortega ante la multitud hondureña. Y hasta exclamó: “¡Patria Libre!”. “¡O morir!”, sin el eco acostumbrado.

Zelaya desafiante
Por su parte, el anfitrión del evento, el presidente Manuel Zelaya, se mostró desafiante ante la firma de adhesión de su país al ALBA.

“Ya perdieron la lucha nuestros enemigos, porque Honduras no pidió permiso a ningún imperialismo para suscribir el acuerdo de Alba... y el pueblo ha demostrado que es valiente, generoso, revolucionario y entregado a causas justas y nobles”, sostuvo ante sus simpatizantes.

““No nací para ser esclavo ni para tener amos, porque soy digno... y no estaríamos viendo el socialismo del Sur, si el sistema de hace 40 años hubiese cambiado las estructuras de la sociedad y dado progreso económico”, dijo.

“El Alba no nos obliga a nada, nos abre una puerta de esperanzas para resolver los graves problemas generados por el capitalismo universal que nos ha heredado pobreza y miseria, y nos ha tenido sometidos y engañados. Los pueblos de América hemos sufrido por siglos los ataques de los intereses particulares que han oprimido a nuestras naciones y sin alcanzar la independencia económica, energética y alimentaria”, sentenció.

Finalmente, Zelaya firmó en la plaza pública el documento de adhesión de Honduras a la Alternativa Bolivariana para las Américas.

Un cambio asombroso
En los días que antecedieron a este evento, la polarización política en la calles y a través de los medios de comunicación, ha sido evidente. Algunos políticos de oposición, como Carlota Carías, del Partido Nacional, señalaron a EL NUEVO DIARIO un cambio radical en la actitud del presidente Zelaya.

“Él nunca había hablado de la izquierda. Esa palabra jamás la utilizó en su campaña. Y ahora ha cambiado totalmente, y estamos preocupados porque no sabemos lo que va a pasar ahora en Honduras. En verdad estamos preocupados”, dijo.


Periodistas hondureños agredidos
Miembros de la seguridad del presidente Hugo Chávez, a su arribo a esa capital, agredieron a periodistas de diversos medios de comunicación, al extremo que toda la seguridad nacional fue suplantada por la del visitante venezolano, quien condujo su propio vehículo.

La férrea medida de seguridad de Chávez, ante el asedio de la prensa trató con prepotencia y agredió a los comunicadores nacionales que cubrían su llegada para la firma del Alba.

El periodista de la cadena radial HRN, Cristóbal Sauceda, denunció públicamente los vejámenes de que fue objeto, igual que su compañera Lucía Alvarado.

La seguridad del presidente Chávez, según el periodista Sauceda, les quitó su carnet de acreditación y les impidieron continuar su trabajo porque habrían realizado preguntas incorrectas al mandatario venezolano.

Tomado de Hondudiario.com