•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Discriminación y violación a sus derechos humanos es lo que viven inmigrantes nicaragüenses que habitan en la parte oriental de El Salvador,  según lo dio a conocer por medio de un estudio, la Pastoral de Movilidad Humana de la ONG católica Cáritas de San Miguel.

El estudio de esa ONG revela que las comunidades de nicaragüenses asentados en La Unión y en San Miguel, sufren de discriminación o son víctimas de violaciones a sus derechos humanos, por el hecho de no contar con documentos legales.

Denis Darce Solís, Director de Proyectos y Capacitación de la Comisión Permanente de Derechos Humanos, Cpdh, dijo que no tenían conocimientos de denuncias concretas del tema, solo testimonios de algunos nicaragüenses que viven en El Salvador, y que hasta el momento se creía que eran hechos aislados, pero los datos de movilidad humana y el estudio realizado   demuestran lo contrario.

Los nicaragüenses radicados en El Salvador trabajan en oficios que los salvadoreños no quieren realizar,  y aunque la mayoría de veces ganan menos del salario mínimo, entre US$110.48 y US$224.21, al cambiarlos al córdoba ven un buen margen de ganancias.

Héctor Calero, del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, ante la Red de la Sociedad Civil para las Migraciones, dijo que el tema lo estarían abordando la próxima semana en una reunión, y harán coordinaciones para conocer más sobre el tema en dicho país.

“Actualmente estamos enfocados en la tensión que viven los nicaragüenses en Costa Rica por la ley migratoria hecha en 2010”, dijo.

Lo más preocupante es la falta de voluntad y la discriminación contra los niños de origen nicaragüense, ya que ellos son privados del sistema educativo por carecer de documentos personales.

Es importante destacar que los países centroamericanos tienen el compromiso de respetar los derechos humanos con base en el acuerdo de integración del SICA, ya que uno de los principios de este acuerdo es la tutela y el respeto a los derechos humanos. “Se tendrá que hacer algún tipo de acción de incidencia frente al Estado nicaragüense para que haya respeto a los derechos de los inmigrantes”, manifestó Solís.

“No es posible que muchos nicaragüenses estén viviendo estos problemas por el simple hecho de no tener papeles, aquí estamos frente a la falta de tutela del Estado nicaragüense. La falta de documentos legales no puede ser excusa para la violación de los derechos humanos”, finalizó Solís.