•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La falta de transparencia fiscal, la “incapacidad” del gobierno de resolver “nuevas invasiones de propiedades de estadounidenses”, las irregularidades en las elecciones pasadas y el no mejorar las condiciones para las elecciones de este año, hacen que la aprobación de dispensas o “waivers” para Nicaragua “sea muy difícil”.

Así lo manifestó la Embajadora de Estados Unidos en Nicaragua, Phyllis Powers, durante su primera comparecencia pública.
Estados Unidos ha otorgado en años anteriores dos dispensas o “waivers”: una referida a la transparencia fiscal y otra al tema de la propiedad, diferencia que hizo Powers antes de “ser honesta” y hablar de la decisión que Estados Unidos debe tomar.

Los “waivers” o dispensas permiten que se suspendan prohibiciones de ayuda económica, si se determina que la prohibición redunda en el interés de los Estados Unidos.

En el referido a la propiedad, la Sección 527 de la Ley de Autorización de Relaciones Exteriores de los Años Fiscales 1994 y 1995, prohíbe la asistencia y el apoyo de los Estados Unidos a todo país en el cual los ciudadanos estadounidenses no hayan recibido una compensación adecuada y efectiva por los reclamos pendientes contra el Gobierno por propiedades confiscadas, como es el caso de Nicaragua.

La Ley también autoriza al Secretario y al Vicesecretario de Estado, en quienes delega el Presidente, a suspender dicha prohibición de ayuda económica si este determinara que tal suspensión redunda en el interés nacional de los Estados Unidos y si el Congreso es notificado al respecto.

Sin la concesión de una dispensa (“waiver”), la Sección 527 prohíbe la mayor parte de las formas de ayuda bilateral estadounidense, y nos obliga a votar en contra del otorgamiento de préstamos por parte de instituciones financieras internacionales (IFI, por sus siglas en inglés) a dicho país, mientras existan reclamos sin resolver.

Harán evaluación
“Cada una de estas dispensas será evaluada de acuerdo con sus propias características. La pregunta que hay que hacerse en cada caso es si el otorgamiento de estas dispensas contribuirá a dar impulso a los intereses de los Estados Unidos en Nicaragua y el resto de la región”, cuestionó la Embajadora de Estados Unidos en Nicaragua.

Manifestó que analizarán cuidadosamente la “gama de intereses estadounidenses”, y determinarán si el otorgamiento de etas dispensas “mejorará la seguridad ciudadana, si ayudará a frenar el tráfico de droga, si contribuirá al bienestar de toda la región y si apoyará a la democracia”.

“Al respecto, debo ser honesta con ustedes: la persistente falta de transparencia fiscal; la incapacidad del gobierno de Nicaragua de tomar acciones concretas para resolver las nuevas invasiones de propiedades de ciudadanos estadunidenses; y especialmente las graves irregularidades del proceso electoral del año pasado; y la ausencia de medidas que indiquen que se están mejorando las condiciones para las elecciones de este año, hacen que la decisión para el otorgamiento de las dispensas sea muy difícil”, expresó Powers.

Sin embargo, brindó la seguridad de que independientemente de la decisión que se tome en relación a las dispensas o “waivers”, Estados Unidos continuará apoyando a Nicaragua.

Economía y democracia
Al hablar con los empresarios, Powers les manifestó que alcanzar un crecimiento económico robusto no es el único objetivo que una nación se debe plantear.

“Además de impulsar el crecimiento económico, un país debe siempre luchar para fortalecer la democracia, la transparencia y la seguridad ciudadana. Estas metas se pueden alcanzar mediante el fortalecimiento de las instituciones democráticas”, expresó Powers.

Señaló que el desarrollo económico de un país está cimentado en el fortalecimiento de sus “instituciones democráticas”, y “del mismo modo que unos cimientos débiles ponen en peligro la estabilidad de una construcción, unas instituciones democráticas poco desarrolladas desaceleran e inhiben el progreso y el crecimiento de una nación”, por lo que recomendó una amplia participación.

Añadió que países donde trabajó como diplomática, entre ellos Panamá, Colombia, Perú e Irak, tienen un “común denominador”, que “los habitantes de todos estos países valoran grandemente el derecho a participar en sus respectivos gobiernos a través de los procesos electorales y la participación ciudadana”.

Responsabilidad de todos
“La apertura de los gobiernos a la participación ciudadana, contribuye a la creación de gobiernos que se encuentran al servicio de la población por igual. Pero esta responsabilidad no descansa únicamente en los hombros del gobierno. La creación y preservación de las instituciones democráticas es responsabilidad de todos los ciudadanos”, afirmó Powers.

Asimismo, recomendó el empoderamiento de la sociedad civil, apoyar a la prensa independiente y crear gobiernos locales y partidos políticos que sean efectivos, receptivos y representativos.

Ni ángeles ni demonios
La primera comparecencia de la Embajadora de Estados Unidos en Nicaragua fue en una actividad de la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua, Amcham. Los empresarios la recibieron reconociendo la experiencia de la diplomática.

El exembajador de Nicaragua en Estados Unidos, Arturo Cruz, compartió con Powers algunos retos que afrontan los nicaragüenses.

“Viene usted a un país crucificado a su pasado, en el cual culpamos al otro por nuestros infortunios, sin sentido de culpa compartida, y, por lo tanto, no tenemos sentido de una obra de nación de la que la que todos somos participes. Culpamos a los Estados Unidos de manipularnos, sin preguntarnos si realmente hemos sido nosotros los que hemos manipulado a los Estados Unidos, arrastrándolo a nuestra vorágine de pequeñas intrigas”, afirmó Cruz.

Por ello, recomendó a Powers que la Embajada de Estados Unidos se abra a la pluralidad de criterios que provengan de diferentes sectores, como la sociedad civil organizada, la sociedad política y la sociedad económica, reconociendo que los nicaragüenses “no somos ángeles ni demonios”.

Manifestó, además, que la mayoría de los nicaragüenses comparten el anhelo de una mejor comunicación entre ambos gobiernos, lo que se ha demostrado en las encuestas, y puso de ejemplo que a la pregunta: ¿El país con el que Nicaragua debería estrechar relaciones?

Según la percepción ciudadana, EU supera a todos los otros países, con 53.1%, seguido por todos, con 14.4%, Venezuela 16.3%, Cuba 4.9%, Japón 4.4%.