•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La negativa por parte de Estados Unidos a la dispensa o “waiver” a Nicaragua, provocaría un impacto negativo en la obtención de recursos para inversión pública, y generaría un efecto en cadena en la economía del país, que pondría en riesgo el crecimiento económico, explicaron economistas independientes.

La preocupación sobre un rechazo del “waiver” por parte de Estados Unidos, surgió del discurso pronunciado el viernes por la embajadora de ese país, ante empresarios y funcionarios de gobierno, asegurando que por la falta de transparencia fiscal y la incapacidad del gobierno para resolver nuevas invasiones de propiedades, además de las irregularidades en los últimos procesos electorales, hacen difícil la aprobación de la dispensa.

El economista René Vallecillo calificó de “extremadamente delicado” la no aprobación del “waiver”, porque se cortaría la ayuda estadounidense, que no es tan importante por su cuantía, sino porque Estados Unidos es miembro de los directorios del Banco Interamericano de Desarrollo, BID, y Banco Mundial, BM.

“Al ser el mayor donante de dichos organismos, tiene la facultad de veto, sobre todo en los préstamos concesionales”, expresó Vallecillo.

Agregó que tal situación provocaría pérdidas cuantiosas en ayuda externa y traería como efecto que muchos programas sociales, relacionados con carreteras, energía, salud y educación, se verían afectados, provocando un efecto negativo en el empleo y la pobreza.

Vallecillo explicó que a corto plazo es difícil compensar este déficit de recursos, y que aunque la ayuda venezolana no se está utilizando en un 100 por ciento y que podría ser un paliativo, los efectos en el corto plazo pueden ser considerables.

Impacto en crecimiento económico
Entre las repercusiones más importantes señaladas por Vallecillo, están: la disminución de la inversión pública, reducción del consumo del gobierno, y tendría efectos en cadena en la economía. Como consecuencia de ello, provocaría una disminución en el crecimiento económico del país.

Por su parte el economista José Luis Medal se mostró optimista al señalar que “creo que lo van a renovar… hay otros intereses para Estados Unidos, como que el gobierno (de Nicaragua) les garantice la lucha contra el narcotráfico, y no van a presionar mucho, al menos este año que es preelectoral para el presidente (Barack) Obama y no le conviene agregar a la agenda problemas con Nicaragua”.

No obstante, Medal reconoció que de no aprobarse la concesión, Estados Unidos podría ejercer presión sobre el país a través de la suspensión de la cooperación que brindan organismos como el BID, BM y Fondo Monetario Internacional, FMI.

“Eso sí sería grave para Nicaragua, a pesar de que contamos con la ayuda de Venezuela y de otros países cooperantes”, apuntó.

Democracia es necesaria

Señaló que para hacer posible la recuperación del “waiver”, es necesaria una institucionalidad democrática.

“El discurso de la embajadora (Phyllis Powers) fue claro en decir que se requiere transparencia fiscal, electoral, para el desarrollo del país más allá del desarrollo económico… Y es lo que nosotros hemos venido diciendo desde hace años”, señaló Medal.

El economista Alejandro Aráuz apuntó que “Nicaragua es un país soberano, ellos (Estados Unidos) también lo son… Las presiones de Estados Unidos han sido bien remarcadas… pero aquí quienes deben decidir las reformas, o si no hay reformas, cómo deben ser las elecciones, somos nosotros (los nicaragüenses). No tenemos por qué estar siendo respaldados o buscando respaldo externo… Esta ha sido la historia y ha traído consecuencias negativas”.

Aráuz añadió que “al final va a haber “waiver”, y esto es solo una medida de presión”.

Sin embargo, reconoció que de no recibir esta dispensa se verían afectados muchos sectores de Nicaragua, distintos a los de propiedad y migración.

Los “waiver” a los cuales tiene acceso el país son: el de propiedad y el de transparencia fiscal.

El “waiver” es una dispensa de un año de duración a la aplicación de la disposición legal que prohíbe la ayuda bilateral de Estados Unidos, y su apoyo en el otorgamiento de préstamos por parte de instituciones financieras internacionales. En el caso del de propiedad, está en dependencia de si satisface a Estados Unidos la cantidad de casos resueltos a ciudadanos estadounidenses que fueron confiscados.