•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Dirigentes sindicales del país mantienen su rechazo a la reforma sugerida por el Fondo Monetario Internacional, FMI, asegurando que trabajan en su propia propuesta, para que no se eleve la edad de jubilación ni el número de cotizaciones, sino que se afilie a trabajadores del sector informal.

Los sindicalistas señalaron que entre septiembre y octubre estarán presentando su propuesta y en ella demandarán al Estado el pago de la millonaria deuda que tiene con el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, INSS.

José Espinoza Navas, secretario general de la Confederación de Unificación Sindical, CUS, explicó que, el gobierno no debe meterse a regular algo que le compete a los trabajadores, y junto a las alcaldías lo que deben hacer es pagar la millonada de dólares que  le deben al INSS.

Añadió que, el gobierno “no se ha preocupado por ampliar la base de cotizantes”.
Propuso la creación de mecanismos para que sectores como el de transporte, que no cotizan y obtienen buenos recursos económicos, lo hagan.

Por su parte el secretario general de la Central Sandinista de Trabajadores, CST, Luis Barbosa, afirmó que se debe buscar una reforma más integral y no un “parche”.

Indicó que la propuesta de los sindicatos busca sintetizar más de 300 decretos y cinco leyes en materia de Seguridad Social, que han sido aprobadas en el país.

Que paguen los que ganan más
Según Barbosa, se está consensuado “quitar el tope” a los salarios de los trabajadores que pagan el Seguro Social, o sea, todo trabajador con un salario que no sobrepase los 33 mil córdobas debe reportar al Seguro Social el 6.25% de sus ingresos, los trabajadores con salarios arriba de este techo quedan exentos de este pago.

Explicó que en algo que sí están de acuerdo con el FMI, es en la necesidad de inscribir a los trabajadores informales e ingresarlos a las arcas del Seguro Social.

“Si logramos revertir eso, estaríamos hablando de más de un millón de asegurados, lo que le daría mayor fuerza al INSS y no tendrían que incrementar la edad ni las cuotas”, comentó Barbosa.

Según el dirigente sindical, lo anterior es posible haciendo que se cumpla la ley para regular la tercerización, y son las empresas quienes deben comenzar asegurando a sus empleados, mejorando los salarios y jornadas laborales.

Agregó que hay un esfuerzo en este sentido, con lo que se ha logrado captar 300 mil nuevos afiliados al Seguro Social.

Por su parte el secretario general de la Asociación Nacional de Educadores de Nicaragua, Anden, José Antonio Zepeda, fue enfático en decir que cualquier reforma que se haga será en consenso entre los trabajadores, el sector privado y el gobierno, y que la posición de los sindicatos continúa siendo la misma.

Diferentes seguros
Según la explicación de Barbosa, en el país existen al menos cinco leyes de Seguridad Social diferenciadas. Entre ellas se analizan las que fueron aprobadas especialmente para instituciones como la Policía Nacional, el Ejército de Nicaragua, el sector de los maestros, y de minas.

Los sindicalistas coinciden en que no están de acuerdo con que la edad de jubilación pase de 60 a 65 años ni con que el número de cotizaciones pase de 750 a 1,500.