•   Bruselas, Bélgica / Enviado Especial  |
  •  |
  •  |

Nicaragua continuará recibiendo la cooperación europea en sus diferentes modalidades, excepto el llamado “apoyo presupuestario” que fue suspendido en 2009, posterior a las elecciones municipales de noviembre de 2008, como una medida adoptada por los países miembros de la Unión Europea, UE, debido a lo que consideraron irregularidades en los comicios.

Casi cuatro años después de la cancelación del apoyo presupuestario, la Unión Europea se prepara para negociar un nuevo acuerdo bilateral con Nicaragua, con el fin de retomar la cooperación para financiar proyectos específicos, con recursos que serán canalizados a través de las Organizaciones no Gubernamentales, ONG, según palabras de diversos funcionarios de la Comisión Europea, órgano Ejecutivo de la UE con sede en Bruselas, Bélgica.

Esta negociación es al margen del Acuerdo de Asociación que la UE pretende finiquitar en julio próximo firmando el documento con los presidentes de los países centroamericanos durante la Cumbre del Sistema de Integración Centroamericana, SICA, que tendrá lugar en Tegucigalpa, Honduras, sin embargo, el optimismo y el entusiasmo de los funcionarios de la UE no son compartidos por el embajador de Nicaragua en Bélgica, Lautaro Sandino Montes, quien cree que la firma del acuerdo podría darse hasta fines de año.
 

La crisis y la cooperación
Varios países miembros de la UE atraviesan serios problemas económicos, entre ellos Grecia, España e Italia, solo para mencionar algunos ejemplos; mientras que en otros se están dando cambios de gobiernos que suponen un giro en las políticas económicas internas, como el caso de Francia, con la elección del socialista François Holande.

Estas circunstancias tendrán, inevitablemente, repercusiones en los programas de cooperación de la UE, sobre todo con los países de América Latina, por ello, la Comisión Europea ha iniciado un proceso de “depuración” de naciones receptoras de la ayuda financiera, pero por fortuna Nicaragua se mantendrá dentro del programa de cooperación al menos hasta 2017.

La crisis económica-financiera ha impactado tanto a Europa, que, incluso, los países miembros debaten una iniciativa “no oficial” para reducir el número de sedes del Parlamento Europeo, con el fin de disminuir gastos. Actualmente el Parlamento Europeo cuenta con tres sedes, una en Estrasburgo, Francia; la de Bruselas, Bélgica, y una más en Luxemburgo.

La iniciativa estaría encaminada a desparecer las sedes de Francia y de Luxemburgo, y quedarse solo con la de Bruselas, donde también está la sede de la Comisión Europea (órgano ejecutivo de la UE) y las principales dependencias del organismo de integración.
Europa se debate entre resolver la crisis de sus propios ciudadanos y ayudar a sus socios comerciales de América Latina, por lo que, en ese proceso de depuración, ha establecido un parámetro denominado

“Países de Renta Media”, con el que designa a naciones latinoamericanas que han alcanzado un nivel de desarrollo socioeconómico tal, que los descarta como beneficiarios de la ayuda europea.
Entre los países latinoamericanos que no recibirán más ayuda financiera de la UE están Colombia, Brasil, Ecuador, Venezuela y Costa Rica, entre otros.

En entrevista con El Nuevo Diario, Fabio Casertano, administrador de la Unidad de Relaciones Exteriores para América Latina, del Comité Económico y Social de la Unión Europea, dijo que esto obedece a que en las proyecciones presupuestarias que hace la Unión Europa cada cinco años, “se dieron cuenta de que no hay más dinero, y entonces hay que reducir (gastos)”.

“Se hizo una propuesta, no solo con respecto a los países latinoamericanos, es una propuesta de política exterior en general de la Unión Europea, que afecta a esos países, porque se ha dicho que los países de ‘renta media’ se quedarán fuera (de la cooperación), porque no necesitan más ayuda, porque no hay dinero, así que se quedarán fuera de la cooperación europea”, enfatizó el funcionario.

Para Casertano, esa fue una decisión difícil de la UE, que, “obviamente, crea tensiones (con los países receptores de la cooperación), pero hay que entender que Europa está pasando por una crisis donde hay altos niveles de desempleo”, señaló.

Pese a ello, Nicaragua y Bolivia, entre otras naciones de Latinoamérica, se mantendrán en el programa de cooperación que se comenzará a negociar el próximo año, y que se ejecutará en el período 2013-2017, conforme con las proyecciones presupuestarias de la UE.

Casertano destacó que el nivel de desempleo entre la juventud en Europa ha alcanzado “niveles impresionantes”, y como ejemplo mencionó que en Italia --su país de origen-- llegó a un 30% de desempleo en el segmento de los jóvenes.

De igual manera, dijo, se están incrementando los niveles de pobreza. “Además, el reconocimiento del Euro a nivel mundial; la crisis del Euro ha tenido un impacto en las políticas de cooperación”, señaló.
Casertano insistió en que el recorte de la ayuda financiera a estos países latinoamericanos con “renta media” “es por razones presupuestarias, es porque ‘no hay pasta’, no hay suficiente dinero para hacer la cooperación”.

“Hay que hacer la cooperación interna (en Europa)”, sentenció el funcionario europeo, al tiempo que recordó que la crisis en los países europeos data desde 2008, y que, desde entonces a la fecha, se ha agudizado.
 

Problemas políticos también afectan
A la crisis financiera se suman las circunstancias políticas en diferentes países europeos, sobre todo porque la mayoría de estas naciones están gobernadas por regímenes parlamentaristas, lo que los obliga a formar gobiernos de coalición una vez que pasan las elecciones.

Uno de esos casos es, precisamente, Bélgica, en donde, pese a tener un gobierno conducido por un Primer Ministro socialista, pasó más de un año sin formar gobierno, pues hubo una difícil negociación entre los diferentes partidos políticos que obtuvieron escaños en la Cámara de Representantes y en la Cámara del Senado.

La caída de Silvio Berlusconi en Italia, y la del premier Yorgos Papandreu en Grecia (sustituido por Lucas Papademus) fueron otros dos elementos de desestabilización política en la llamada Zona Euro, que puso en peligro no solo la moneda europea, sino también los mismos cimientos de la Unión.

Y aunque en general se defiende la integración europea, aún persisten algunos “temores” acerca del ingreso a la UE de países económicamente débiles, como Turquía e, incluso, existe cierta desconfianza de incluir a un país de origen musulmán, pero esa desconfianza no necesariamente es compartida por los funcionarios de la Unión Europea.

 

Acuerdo de Asociación por firmar

 Los funcionarios de la Comisión Europea se muestran optimistas cuando hablan de la próxima firma del Acuerdo de Asociación entre la Unión Europea y Centroamérica, prevista para julio próximo, no obstante, algunos inconvenientes podrían retrasar ese evento tan importante.

Uno de esos inconvenientes, aparentemente ya superado, lo constituye el hecho de que las más de 3,000 páginas que comprenden el documento del acuerdo debieron ser traducidas al español, pero al que se habla en los países centroamericanos, que es diferente del idioma original de España.

Los funcionarios de la Comisión Europea vieron como contrasentido tener un documento en dos versiones en español, pues, según el protocolo, debían traducir el documento a los idiomas oficiales de los países miembros de la Unión Europea, entre ellos el español (de España), sin embargo, una exigencia de los diputados ante el Parlamento Centroamericano, Parlacén, obligó a hacer una versión al español “centroamericano”, por así decirlo.

El documento aún se encuentra en revisión en la Unidad para Latinoamérica de la Dirección General del Comercio  de la Unión Europea.

El embajador de Nicaragua en Bélgica, Lautaro Sandino Montes, no cree que el documento del Acuerdo de Asociación esté listo en su totalidad para julio próximo, y considera que el acuerdo será firmado entre septiembre y noviembre de 2012.

Recordó que aunque se logre firmar el Acuerdo de Asociación entre Europa y Centroamérica, solo entraría en vigencia automáticamente el tratado comercial, pues los otros dos pilares del acuerdo corresponden al diálogo político y a los temas relacionados con transparencia, gobernabilidad y derechos humanos.

Para Sandino Montes, a excepción de la parte comercial, los otros dos tratados --diálogo político y transparencia, gobernabilidad y derechos humanos--, entrarán en vigencia unos 10 años más tarde, debido al proceso que lleva ratificarlos en el Parlamento Europeo y en cada uno de los parlamentos de los países miembros de la Unión Europea, así como en los poderes legislativos de cada nación centroamericana.

 

Cooperación científica para todas las naciones

La Cooperación en el Desarrollo, Investigación e Innovación Científica continuará abierta a todas las naciones, sin embargo, no todos los países latinoamericanos aprovechan este tipo de ayuda europea, como lo explicó a El Nuevo Diario Paul Vossen, Oficial del Programa Internacional de Cooperación de Proyectos de Investigación.

De hecho, Nicaragua solo cuenta con cuatro proyectos en el área de cooperación de investigación.  Cabe señalar que la Comisión Europea ejecuta, a través de la Dirección General de Investigación, dos tipos de cooperación científica. La primera es la Investigación Científica, dirigida a financiar proyectos a través de instituciones gubernamentales y empresas privadas.

La segunda modalidad es la llamada “cooperación científica”, que consiste en financiar proyectos de desarrollo e intercambio de información, sobre todo entre la Unión Europea y las instituciones educativas de los países receptores de este tipo de convenios de cooperación.

Los recursos financieros están divididos en un 95% para el área de investigación y solo el 5% al área de la cooperación científica. Para acceder a ambas modalidades, la UE establece un proceso de licitación pública en el que pueden participar las instituciones públicas y empresas privadas de los países a los que está dirigido el programa.

Nicaragua participa en dos proyectos en el campo de la investigación, y en dos en el área de la cooperación. El próximo año concluirá el programa de cooperación científica conocido como FP-7, que comprende el período 2007-2013, y comenzará la negociación de uno nuevo denominado Horizont 20-20, para el período 2014-2020.

La última licitación para acceder a proyectos científicos a través del programa FP-7 será el próximo 12 de julio, y el tema principal es el medioambiente.  La Unión Europea pretende impulsar un intenso plan de divulgación para que las empresas privadas e instituciones públicas de los países latinoamericanos --incluyendo Nicaragua--, accedan a estos fondos.

Vossen señaló que tiene planes para hacer el lanzamiento del nuevo programa Horizont 20-20 durante una reunión de la Red Europea-Latinoamericana de Investigación e Innovación, Eularinet, prevista a realizarse precisamente en Nicaragua.