•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Fondo Monetario Internacional (FMI) destacó hoy la "fuerte" recuperación de la economía nicaragüense tras la crisis mundial y pronosticó un "crecimiento ligeramente menor" que en 2011, que fue del 4,7 %.

"Las perspectivas para 2012 son, en general, positivas. Se proyecta un crecimiento económico ligeramente menor que en 2011 debido a la contracción de la actividad mundial, y que la tasa de inflación se ubique aproximadamente entre el 8 % y el 9 % debido al aumento de los precios de la energía", señaló el FMI.

La economía de Nicaragua se ha fortalecido, a juicio del Fondo, gracias a "los elevados precios de exportación, importantes flujos concesionales de cooperación y de inversión extranjera directa, y una política macroeconómica que en términos generales ha sido adecuada".

El organismo internacional pronosticó en sus últimas previsiones de abril un crecimiento para 2012 de 3,7 %, frente a las tasas de crecimiento promedio superiores al 4,5 % en 2010-2011.

Estas evaluaciones se produjeron tras la conclusión de la visita de una misión del Fondo a Nicaragua dentro del artículo IV del acuerdo mutuo, que revisa la economía del país una vez al año.

Asimismo, el organismo destacó que "las cuentas fiscales han mejorado gracias a la reforma tributaria de 2009 y al mayor dinamismo de la actividad económica; y se ha fortalecido la posición de reservas internacionales del Banco Central".

Además, el sector financiero se mantuvo estable y el crédito al sector privado ha comenzado a reactivarse.

Como riesgos, el FMI apuntó "un menor dinamismo de la actividad mundial, un choque adverso a los términos de intercambio, y cambios bruscos de los flujos de cooperación externa o de la inversión extranjera directa".

Para ello, recomendó "contener las presiones sobre el gasto público, por medio de la focalización de los subsidios y el crecimiento moderado de los salarios, preservando al mismo tiempo el nivel del gasto social y en infraestructura".

Por último, el Fondo aseguró que para reducir considerablemente las tasa de pobreza es esencial un mayor crecimiento a medio plazo.

Y apuntó como elementos importantes "el fortalecimiento de las instituciones, la reducción de la informalidad en el mercado laboral, mejorar la eficacia del gasto público y reducir las rigideces presupuestarias".

Además, la misión del Fondo subrayó que para rebajar "la elevada dependencia de las importaciones de petróleo es necesario fortalecer el sector eléctrico, entre otras formas implementando reglas predecibles que atraigan nuevas inversiones".