•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El Congreso de Nicaragua aprobó este martes una reforma a la Ley Electoral que avala la reelección de alcaldes, aumenta el número de representantes en los municipios y otorga a las mujeres la mitad de los cargos de elección popular, de cara a los comicios de noviembre próximo.

La iniciativa -aprobada por la mayoría de los 91 diputados- obliga al Consejo Supremo Electoral (CSE) a depurar el padrón electoral y facilita la constitución de nuevos partidos políticos en Nicaragua.

"Se aprueban las reformas a ley electoral", anunció el presidente del Congreso, René Núñez, tras aprobar el proyecto que el presidente Daniel Ortega promovió de urgencia con miras a los comicios municipales.

La reforma altera 26 de los 197 artículos de la Ley Electoral, entre los que destacan la obligación del CSE de excluir del padrón a las personas fallecidas, a quienes perdieron derechos civiles, como privados de libertad, y a quienes no votaron en las elecciones del 2011 y no participen en procesos posteriores.

El CSE deberá publicar la lista de votantes y no electores tres meses antes de las elecciones para rectificar errores.

La ley también dispone que el 50% de candidatos a diputados del Congreso y del Parlamento Centroamericano y puestos directivos de los 153 gobiernos municipales deberán ser mujeres, y suprime la norma que prohibía la reelección de alcaldes.

La reforma anula la exigencia de presentar el 3% de firmas de ciudadanos empadronados y constituir directivas partidarias en los 153 municipios del país para poder inscribir un colectivo.

El CSE no podrá cambiar el lugar de votación del elector sin su consentimiento y ordena que la acreditación de los fiscales de los partidos sean entregadas 10 días antes de los comicios.

El gobernante Frente Sandinista consideró que el proyecto introduce mejoras "sustanciales" al cuestionado sistema electoral, mientras que la oposición tildó los cambios de "cosméticos" que no afectan "los cimientos" del poder electoral, controlado por el oficialismo.

"La reforma presentada por el presidente es cosmética, insuficiente; no responde a las recomendaciones de los organismos" de observación internacional", señaló la minoritaria bancada de oposición.