•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Distribuidora señala que en Managua existen unas 100,000 personas conectadas ilegalmente

Tras conocer la denuncia que hicieron a través de El Nuevo Diario tres usuarias del servicio de energía, sobre supuestas alteraciones en la facturación eléctrica, funcionarios de la distribuidora Gas Natural-Fenosa realizaron una inspección en sus viviendas para verificar los reclamos. De acuerdo con los resultados de la inspección, en la casa de María Mayorga Martínez, quien adeuda a la empresa C$52,732, los representantes de la distribuidora descubrieron una conexión ilegal que alimentaba un taller de carpintería contiguo al domicilio de la señora, lo cual alteraba su consumo energético.

Jorge Katín, Gerente de Comunicaciones de Gas Natural–Fenosa, indicó que ese tipo de hallazgos son frecuentes después de que los clientes se quejan por supuestos cobros alterados, lo cual no se debe a mala facturación por parte de la distribuidora, sino a anomalías en el registro del consumo por parte de los usuarios.

“Encontramos una línea de su servicio de energía, que alimenta a un taller de carpintería. En dicho taller hay sierras, cortadoras y otro tipo de maquinaria propia de ese negocio, que se alimenta del mismo servicio eléctrico de la señora Mayorga. Desconocemos si esa conexión se hizo o no con su consentimiento, pues está dentro de su casa”, informó Katín.

El funcionario de Fenosa refirió que la distribuidora enfrenta un déficit anual del 21%, ya que tan solo logran facturar el 79% de la energía que compran a las empresas generadoras.

En términos económicos, las pérdidas se calculan en unos US$56 millones al año, debido principalmente a las conexiones ilegales en asentamientos y en mercados.

El gerente de comunicaciones indicó que un 70% de las pérdidas corresponden al departamento de Managua, donde se estiman alrededor de 100,000 usuarios ilegales.

Usuarios no cumplen arreglos

Katín comentó que la distribuidora ha diseñado un programa denominado “pacto social” para la legalización de los usuarios de bajos recursos económicos, que están fuera del sistema o que acumulan deudas de varios años.

Pero también refirió que eso tampoco ha logrado buenos resultados, porque menos del 50% de usuarios que se acogieron a ese acuerdo cumplieron con las cláusulas del arreglo, que estipula el pago puntual de las facturas posterior al pacto.

“Consiste en la condonación de deudas pasadas a cambio del pago puntal de las nuevas facturas, incumplen ese acuerdo y lo abandonan al no pagar las facturas corrientes, alegando que no tienen ingresos económicos para honrar la deuda”, señaló Katín.