•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El Fondo Monetario Internacional, FMI, sigue considerando prioritario contener las presiones sobre el gasto público, y, para lograrlo, recomienda focalizar los subsidios y continuar con un crecimiento moderado de los salarios.

A esa conclusión llegó el equipo técnico de este organismo a través de un comunicado de prensa, tras la visita que hicieron a Nicaragua entre el 2 y el 11 de mayo.

En el comunicado, el FMI señala que lo anterior también tiene que hacerse preservando al mismo tiempo el nivel del gasto social y en infraestructura.

Aunque en términos generales, el organismo multilateral calificó de positivos los avances del país en materia económica, pues considera que se ha recuperado fuertemente de la crisis financiera mundial de 2008-2009, y las perspectivas para 2012, en general, son positivas.

El director de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social, Funides, Mario Arana, consideró que el llamado del FMI en lo relacionado al subsidio energético, va dirigido a que el mismo se focalice hacia los sectores más pobres de Nicaragua.

“Siempre la pregunta es qué tan sostenible puede ser y qué distorsiones te puede generar en lo difícil que es sostener montos fuertes en el subsidio generalizado. En todo caso, es un tema que estará en la mesa una vez que negociemos el programa. Tal vez el próximo año se dé algún cambio, pero no lo veo este año”, añadió Arana, quien también fungió como presidente del Banco Central de Nicaragua.

En este sentido, el economista José Luis Medal, en el informe promovido por Funides, “Hacia un Presupuesto Público para promover el desarrollo en Nicaragua”, destaca la necesidad de revisar los costos de oportunidad de los recursos utilizados en los subsidios, para valorar la rentabilidad económica social que se obtendría de un uso alternativo.

Medal señala en su informe que en el tema del subsidio energético se debe promover, por ejemplo, el ahorro de energía para no hacer un uso no adecuado de los recursos.

En ese sentido, el FMI considera que es necesario reducir la elevada dependencia de las importaciones de petróleo. Además, fortalecer el sector eléctrico a través de la implementación de reglas predecibles que atraigan nuevas inversiones.

Es a mediados de este año que el gobierno hará una revisión en la tarifa energética.

Contra informalidad laboral

El FMI también considera necesario que el país en el corto plazo debe reducir las tasas de pobreza, poniendo en marcha medidas que fortalezcan las instituciones, reduciendo la informalidad en el mercado de trabajo y reduciendo las “rigideces presupuestarias”.

“La inversión mejora la productividad, y el salario debe guardar relación con la productividad, de otra manera puede ser inflacionario, por un lado, pero puede ser que en Nicaragua se estén dando tendencias dirigidas a favorecer el trabajo informal, más que el trabajo formal, y, en parte, se debe a las estaciones salariales que se han dado en los últimos tiempos”, añadió Arana.

Otra de las recomendaciones que hace el Fondo, después de su visita, conforme al Artículo IV de su Convenio Constitutivo, es la necesidad de reformar el sistema de pensiones, para garantizar la equidad intergeneracional y la sostenibilidad fiscal a largo plazo, y establecer un sistema tributario más equitativo, que genere recursos para la inversión necesaria en infraestructura y en el gasto social.

Ante esa posición, el sindicalista de la Central Permanente de Trabajadores, CPT, Nilo Salazar, señaló que durante la reunión que sostuvieron con el personal técnico del FMI, plantearon su oposición en el tema de una posible reforma al seguro social.

“Es una reforma estructural y hemos dicho que para hablar de eso primero debe ordenarse el sector informal. El INSS debe informar cómo es que hace esos préstamos a empresarios, cuáles son las tasas de interés. Una reforma debe ser de forma integral con carácter público, más bien vienen a restar beneficios a los trabajadores”, añadió Salazar.

“Es un reflejo de lo que ya hemos presentado desde la visión del sector privado. Se habla a futuro del fortalecimiento de las instituciones, y es parte del esfuerzo que se debe hacer en el país. Se habla del tema energético, que debe ser importante para el futuro del país y de las reformas al Seguro Social, todo está en el tapete”, añadió el presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, José Adán Aguerri.

Perspectivas de crecimiento

Para el FMI, la recuperación de la economía en los últimos años está respaldada por los elevados precios de exportación, importantes flujos concesionales de cooperación y de inversión extranjera directa, y una política macroeconómica que en términos generales ha sido adecuada.

La economía ha registrado tasas de crecimiento promedio superiores al 4.5% en 2010-2011, y señalan que las tasas de inflación se han mantenido relativamente controladas; las cuentas fiscales han mejorado gracias a la reforma tributaria de 2009, y al mayor dinamismo de la actividad económica.

Lo anterior, dice la nota de prensa, también se refleja en el fortalecimiento de las reservas internacionales del Banco Central. Además, el sector financiero se mantuvo estable, y el crédito al sector privado ha comenzado a reactivarse.

Para este año, según el FMI, se proyecta un crecimiento económico ligeramente menor que en 2011, debido a la contracción de la actividad mundial, y a que la tasa de inflación se ubicará, más o menos, entre el 8 y el 9%, debido al aumento de los precios de la energía.

Los riesgos para estas perspectivas incluyen un menor dinamismo de la actividad mundial, un choque adverso a los términos de intercambio, y cambios bruscos de los flujos de cooperación externa o de la Inversión Extranjera Directa.

En ese contexto, la aplicación de políticas macroeconómicas prudentes será esencial para responder de manera rápida y adecuada ante estos riesgos.

“Esto es satisfactorio, y lo importante es que garantiza que en la revisión del directorio en junio, lo que van a recibir es un documento positivo sobre Nicaragua, de tal manera que garantiza que se cierre un programa de forma correcta, y que esto nos ayude para que la evaluación que ya se hace para un nuevo programa, sea positiva también para iniciar las negociaciones lo más pronto posible”, añadió Aguerri.