•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La reforma a la Ley Electoral, Ley 331, que mandó el Ejecutivo el 25 de abril y que fue discutida por una Comisión Constitucional en tiempo record de cuatro días, fue aprobada con 76 votos a favor, cuatro en contra y dos abstenciones, después de que 10 diputados tomaran la palabra y expusieran sus puntos de vista: (dos del FSLN, uno del PLC y siete de la Bancada Democrática Nicaragüense, BDN).

Los parlamentarios de la oposición dijeron que se avanzó en lo que se pudo, pero que dichas reformas no llenan las expectativas de lo que recomendaron la OEA y la UE en sus informes finales de observación electoral.

La Reforma a la Ley Electoral, aprobada por la mayoría de los diputados, modificó 26 de los 196 artículos (13% del articulado) que contiene la Ley Electoral, de los cuales 26 artículos fueron propuestos el 25 de abril por el presidente Daniel Ortega, y 10 de ellos sufrieron modificaciones, señaló el diputado sandinista Carlos Emilio López, uno de los integrantes de la Comisión Constitucional que dictaminó la reforma.

Entre votos razonados en contra y la mayoría calificada, se aprobó en segunda instancia la reforma en lo particular, dejando la presente ley en cinco artículos, luego de que el diputado Eliseo Núñez Morales propusiera una moción para un artículo transitorio, que especifica el tiempo de la depuración del Padrón Electoral.

“Nosotros sabemos que esta reforma no llena las expectativas, porque está basada en la construcción de una ley que se hizo bajo la visión de llaves y de candados de dos partidos que tenían tamaños similares, en el momento en que se acordó en 1999, y que cada quien tenía tantas llaves y candados, y eso permitía un equilibrio adentro”, dijo Eliseo Núñez Morales.

El diputado del PLI agregó que estuvieron consultando en todo momento con el Grupo Promotor de Reforma, grupo que según Morales, está de acuerdo con 14 artículos de la misma, y parcialmente de acuerdo en otra cantidad.

Se avanzó en lo que se pudo

“Creemos de que se llegó hasta donde se pudo, en el tema sustantivo, pero los temas procedimentales son temas que todavía quedaron al arbitrio de los magistrados, y eso se debe corregir apurando la elección de los magistrados”, dijo Núñez

Por su parte, su correligionario, Luis Callejas, tildó las reformas como “microrreformas”, porque no llevan la integridad necesaria para dar respuesta a la ciudadanía en su demanda para que se respete su voto.

“Esta es una reforma que no nos va a dejar --al fin y cabo-- lo que todos los nicaragüenses queremos: un Consejo Supremo Electoral neutral y tranparente”, apuntó Callejas.

Tienen que aceptarlo

El diputado Edwin Castro, luego de la aprobación de la ley en lo general, dijo que un 93% de los diputados ante la Asamblea Nacional votaron a favor de la reforma, y que sus homólogos del PLI solo se opusieron a dos artículos de la propuesta de reforma.

“Políticamente --digo políticamente porque jurídicamente tienen que aceptarlo-- no aceptan la sentencia de Corte Plena, que permite la reelección de los alcaldes, y no están de acuerdo en la cantidad de concejales que se triplican con la reforma”, expresó Castro.

El contenido de la reforma

La reforma Electoral obliga al CSE a publicar los resultados finales de las elecciones nacionales, regionales y municipales en su página web, y entregar una copia de los resultados a las alianzas y partido políticos participantes.

También contempla la depuración del Padrón Electoral a partir de estas elecciones municipales de 2012 (prospectiva) y de las elecciones presidenciales de 2016, estableciendo que aquellos nicaragüenses que no voten en ambas fechas serán eliminados del padrón electoral.

También considera que los fiscales de los partidos políticos tienen que ser acreditados en los Consejos Electorales Municipales, CEM, y no en el CSE. De igual manera, obliga al Poder Electoral a entregar un padrón fotográfico a los partidos políticos.

Asimismo, con la presente reforma, los candidatos que queden en segundo lugar en las elecciones municipales, pasarán --si ellos lo desean-- a ser concejales.

También triplica el número de concejales en los 153 municipios del país, un punto polémico que ha generado opiniones encontradas por los gastos administrativos en que incurrirán las alcaldías

Voto razonado

Según Núñez Morales, los diputados de la BDN votaron en contra (24 en contra y 62 a favor), en la aprobación en lo particular de la reforma a la Ley Electoral, porque no estaban de acuerdo con los artículos referidos a la triplicación de los concejales en los 153 municipios del país, y en el artículo referido a la sentencia que dictó la Corte Suprema de Justicia para permitir la reelección presidencial y de alcaldes en el país. Sin embargo, votaron en lo general porque consideraron que es importante que se den las reformas a la Ley Electoral.

Las reformas serán integradas en la Ley Electoral, para que no queden por separado, y su entrada en vigencia será a partir de la publicación en La Gaceta, Diario Oficial. La misma contiene cinco artículos dictaminados y aprobados por mayoría en la Asamblea Nacional.