•   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Costa Rica envió hoy una nota de protesta a Nicaragua por la incursión de jóvenes en la zona de litigio que declaró la Corte Internacional de Justicia (CIJ), donde prohibió la presencia de civiles como parte de las medidas cautelares del caso que está en juicio desde 2010.

Costa Rica elevó "su más enérgica protesta" debido al "nuevo envío de un contingente de jóvenes y porque continúa incrementando la presencia de sus ciudadanos y funcionarios en la zona donde la CIJ prohibió su presencia", indicó la Cancillería costarricense en un comunicado.

"De acuerdo con evidencia en poder de Costa Rica, esos contingentes no solo están asentados en varios campamentos en el referido territorio (...) sino que además han realizado acciones sobre el humedal ahí ubicado que pone en peligro la recuperación del mismo", indica la carta de protesta firmada por el canciller, Enrique Castillo.

Costa Rica y Nicaragua mantienen una disputa territorial desde octubre de 2010, cuando San José acusó a Managua de invadir su territorio con militares y civiles y causar daños ambientales en un humedal en el Caribe.

El caso es ventilado en la Corte Internacional de Justicia (CIJ), que en marzo de 2011 ordenó a los dos países abstenerse de enviar personal de seguridad, militar o civil a la zona en disputa.

Además, Costa Rica se quejó porque la presencia de nicaragüenses en el sitio en disputa también obedece a un "supuesto programa académico o diplomado en estudios sobre el río San Juan auspiciado por el Gobierno de Nicaragua".

"Esta estrategia no sólo agrava la disputa en el tanto que busca institucionalizar la constante presencia de nicaragüenses en la zona, sino que además tiene el efecto de inducir a error a numerosos grupos de jóvenes nicaragüenses al incitarlos a ocupar territorio costarricense, lo que a la larga resultará en una mayor alienación entre nuestros pueblos", advirtió la Cancillería.

Según la nota, entregada al embajador nicaragüense en San José, Harold Rivas, "todas estas acciones constituyen graves violaciones" a las órdenes de la CIJ y exigió al Gobierno de Nicaragua que "cumpla a cabalidad con las medidas provisionales", especialmente "que mantenga despejado el territorio".