•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

En el Día Internacional contra la Homofobia y la Transfobia, organizaciones de la diversidad sexual declinaron hacer pública la lista de diputados homosexuales, y se limitaron a demandar igualdad ante la ley y su inclusión específica en el Código de la Familia, en contraposición a algunos sectores religiosos, a los que consideraron discriminatorios.

La procuradora especial de la Diversidad Sexual, Samira Montiel, señaló que la reforma hecha a la definición de familia es un avance, pues se reconocen diferentes modelos de familia, pero es muy amplia y podría ser interpretada desde diferentes perspectivas. Especificó que una de las demandas es reconocer a la familia homoparental, compuesta por una pareja del mismo sexo, para que se puedan reclamar derechos de visita a los hijos o hijas, pues aunque no sean de parentesco por consanguinidad, los lazos sentimentales creados deben respetarse.

El Obispo de Estelí, monseñor Abelardo Mata, miembro de la Conferencia Episcopal, comentó al respecto: “No es que los despreciemos (a los homosexuales), pero no podemos salir de las concepciones establecidas y aceptar una situación irregular. Sería una anomalía del concepto de matrimonio determinado entre hombre y mujer. De no ser así, estaría en contra de las leyes y del pensamiento constituido”, expresó.

Mientras tanto, en la ciudad de Ocotal, un escrito firmado por el Consejo de Pastores Evangélicos de esa ciudad, solicitaron a los diputados la no aprobación de leyes que expresamente favorezcan la expansión del movimiento sodomita en el país.

“Si ustedes los diputados, afirman ser cristianos, evangélicos o católicos, la sociedad nicaragüense espera de ustedes un comportamiento y acciones que concuerden con el punto de vista bíblico”, agregaron los religiosos, quienes solicitaron a los legisladores que se ciñan a lo que establece la Constitución de la República, que solo se constituye el matrimonio o unión de hecho entre parejas heterosexuales. “Dios solamente aprueba la unión matrimonial entre un hombre y una mujer. De hacer lo contrario, al país le caerá un castigo como el de Sodoma y Gomorra”, advirtieron.

Solo amenazas

Por otra parte, Martha Villanueva, de la organización lésbica Safo, dijo que la amenaza de revelar la lista de diputados de la diversidad sexual no se concretó, dado que sería una transgresión a su intimidad, y la exposición de los funcionarios públicos al escarnio social machista, que a su vez sería una violación a sus derechos humanos y a mantener su derecho a ocultar su sexualidad.

Así mismo, la representante de Safo hizo un llamado a los diputados a que legislen para beneficio de la sociedad nicaragüense en su conjunto, y no para un sector religioso que incluso invoca castigo divino si se permite que alguien tenga derecho a una familia homoparental.

“La Constitución de la República es bien clara: el Estado es laico y todos somos iguales ante la ley. Nosotros no queremos entrar en un debate religioso sobre valores morales y pecado, porque nunca terminaríamos. Nosotros no queremos leyes especiales, solo queremos que la Asamblea Nacional legisle conforme a derecho y se nos respete como personas”, dijo Villanueva.

Paoli Alvarado, demandó a la Asamblea Nacional que se respeten sus derechos, y si bien en estos momentos no está legalizado el matrimonio entre personas del mismo sexo, sí tienen derecho a formar una familia, a tener un trabajo digno y a ser respetados como parte de la sociedad. Así mismo, exigió que se tipifiquen como delito los crímenes de odio, y que cese la discriminación en contra de la diversidad sexual.

Bismarck Moraga, de la Iniciativa de la Diversidad Sexual por la Defensa de los Derechos Humanos, dijo que una realidad es que en la diversidad sexual hay madres y padres.