•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El Banco Interamericano de Desarrollo, BID, aprobó un préstamo por US$10 millones a favor del Banco de Finanzas, BDF, para financiar un proyecto piloto de viviendas que allanará el camino para que unas 500 familias de bajos ingresos, que trabajan en el sector informal, tengan acceso a préstamos hipotecarios que les permitan comprar una casa.

La financiación, estructurada por la iniciativa Oportunidades para la Mayoría (OMJ, según sus siglas en inglés), del BID, permitirá que el BDF pueda mejorar el proceso de información sobre el historial crediticio de los potenciales compradores de bajos recursos, mediante la implementación de un programa de alquiler con opción a compra.

El proyecto --el primero de su tipo que haya sido financiado por el BID en la región--, trata de abordar uno de los mayores obstáculos que enfrentan millones de familias de bajos ingresos en América Latina, y que hoy luchan por mejorar sus condiciones de vivienda: la falta de acceso a la financiación, porque no pueden documentar sus ingresos.

Por su parte, Juan Carlos Argüello, Gerente General del BDF, confirmó que el comité del BID ya aprobó el crédito, pero que aún faltan algunos detalles que finiquitar.

“Esto lo estamos llevando a cabo con el propósito de hacer más accesible la vivienda a miles de nicaragüenses que tienen la voluntad de adquirir su propia casa, pero que no pueden porque no tienen la prima necesaria”, indicó el alto ejecutivo del BDF.

Alquilar y después comprar

El gerente del BDF estimó que dentro de dos meses, a más tardar, los clientes interesados pueden solicitar su crédito.

Los clientes que participen en el programa alquilarán la propiedad seleccionada por un período de 24 meses. Durante ese lapso, una parte de la cuota mensual de alquiler se mantendrá en una cuenta de ahorros; dicha suma se convertirá en la cuota inicial.

Pagar a tiempo las cuotas de alquiler durante un período de 24 meses consecutivos, creará una sólida información crediticia de los clientes, así como un historial de pago, lo que le permitirá al banco evaluar mejor sus riesgos y adoptar una decisión sobre el préstamo hipotecario.

“Si ese cliente cumplió con su contrato de arriendo de 24 meses, tiene la opción de comprar la vivienda”, indicó Arguello.

“Este proyecto representa un gran avance para superar los obstáculos tradicionales que impiden a los clientes de bajos ingresos tener acceso a soluciones habitacionales de calidad”, dijo la líder del equipo del proyecto del BID, Susan Olsen.

El sector de la vivienda en Nicaragua --al igual que en el resto de América Latina y el Caribe--, se encuentra dominado por la informalidad.

Se espera que este programa ayude a estimular la demanda de unidades formalmente construidas, y cuyos costos de construcción se encuentren por debajo de los US$20,000, que posean títulos de propiedad, conexiones a servicios públicos e infraestructura básica completa.

También se busca propiciar un aumento de la inversión del sector privado en el segmento de viviendas para personas de bajos ingresos. BDF va a trabajar en alianza con Casa Rápido, Fácil y Ágil Nicaragua S.A., Rafcasa, una compañía de servicios financieros especializada en productos financieros para clientes de bajos ingresos.